Biología

La inteligencia de los reptiles puede ser mayor de lo creído

En un experimento en el que lagartos de la especie Anolis evermanni, de Puerto Rico, han sido puestos a prueba en varias tareas cognitivas, se ha comprobado que pueden aprender y recordar la solución a un problema al que no se han enfrentado antes.

Los resultados desafían el estereotipo científico de que los reptiles tienen una pobre capacidad cognitiva y pocas estrategias para encontrar comida.

El éxito de los lagartos en una prueba usada normalmente en aves fue totalmente inesperado, incluso para el equipo de Manuel Leal de la Universidad Duke.

Los lagartos tenían la oportunidad de alimentarse en un bloque de madera con dos agujeros, uno de los cuales estaba vacío, mientras que el otro albergaba comida para los lagartos (concretamente un gusano) pero estaba cubierto por una tapa.

Inteligencia de los reptiles
Uno de los reptiles del experimento. (Foto: Manuel Leal, Duke University)
Los lagartos resolvieron el problema en tres intentos menos de los que las aves necesitan para apartar la tapa y acceder a la comida. Las aves normalmente tienen hasta seis oportunidades al día, pero los lagartos sólo tienen una oportunidad por día, porque comen menos. En otras palabras, si un lagarto comete un error, tiene que recordar hasta el día siguiente que no debe hacer lo mismo.

El experimento de Leal demuestra claramente que cuando los lagartos se enfrentaron a una situación que nunca habían experimentado, la mayoría de ellos pudo idear un modo de resolver el problema. Al apartar la tapa, realizaban una acción para aprovecharse de una situación con la que ellos no se encuentran en su entorno natural.

Incluso cuando Leal tapó ambos agujeros, los lagartos optaron por mover la tapa que cubría el agujero con el gusano. Habían aprendido a asociar el color o el brillo de la tapa con su recompensa.

Para ver si los lagartos podrían invertir esta asociación, Leal colocó luego el gusano bajo la otra tapa. Al principio, todos los lagartos apartaban la tapa de color azul que antes era beneficiosa. Pero después de algunos errores, dos de los lagartos dedujeron acertadamente que la comida podía haber pasado a estar en el otro agujero.

Al hacer esto, los lagartos demostraron ser también capaces de "desaprender", es decir, desechar una conducta anteriormente beneficiosa pero que ya no sirve para una nueva situación. Esta flexibilidad mental resulta difícil incluso para algunas especies de mamíferos, y constituye un rasgo propio de un animal cognitivamente avanzado.

Leal planea poner a prueba otras especies de lagartos y comparar su cerebro con su tamaño corporal.




Más artículos
Cilios en la superficie de células
Defensas de los huevos contra la salmonella
Vuelo de los murciélagos
Plantas de praderas de montaña
Origen geográfico del coco
Modo de usar la lengua al comer
Desarrollo de la vista
Colores que ven los pájaros
Resistencia a los antibióticos
Memoria de las palomas
Enzima microbiana
Dieta de las ballenas grises
Vegetales de hojas pequeñas
Cianobacterias
Reescribir el ADN
Precisión del vuelo de las aves
Interruptor genético
Inteligencia de los reptiles
Linaje de los osos polares actuales
Genoma de la patata