Biología

Aspecto inusual, menos posibilidades de ser comido

(NC&T) Muchas veces el número de formas visibles distintas en una sola población animal puede alcanzar cifras asombrosamente altas. Pero, ¿por qué?

Un equipo de científicos de la Universidad de York ha desarrollado modelos digitales que pueden ayudar a explicar cómo surge y persiste este nivel de variación.

Un ejemplo perfecto de polimorfismo exuberante es el de la araña hawaiana conocida popularmente como "araña de cara alegre", que ha sido estudiada por Geoff Oxford y sus colegas en el Departamento de Biología de la citada universidad. El rango de variaciones en los individuos de esta especie va desde una forma amarilla sencilla hasta raras combinaciones de marcas rojas, amarillas, blancas y negras. Algunas de estas combinaciones parecen un dibujo de un rostro humano sonriente, al estilo del emoticón cibernético clásico, el de la cara feliz. Estos patrones de colores y formas son hereditarios.

Siempre ha sido un misterio por qué cada población de esta araña a lo largo de distintas islas hawaianas contiene estos niveles tan altos de variación. Éste fue el punto de partida para la nueva investigación.

Los científicos anteriormente creían que la "depredación apostática" era la explicación más acertada para el polimorfismo. Este proceso consiste en que los depredadores desarrollan imágenes mentales de búsqueda con la apariencia de su presa más común, de manera que son más propensos a pasar por alto otras presas con un aspecto distinto. Por la presión de la selección evolutiva, esto hace que la presa tienda a tener un aspecto distinto del de la forma más común.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad de York han descubierto que la selección apostática no podría explicar la gama completa de formas distintas involucradas en los polimorfismos de ciertas especies, en tanto que sí puede hacerlo la cautela alimentaria.

Ésta consiste en las reticencias que sienten los depredadores para consumir un nuevo alimento, y la consecuente renuencia a incorporarlo en su dieta regular. La nueva investigación sugiere que un modesto nivel de cautela alimentaria de los depredadores puede, por sí mismo, conducir al mantenimiento de un gran número de formas distintas de presas dentro de una sola especie.

Una presa individual mutante que se ve distinta a sus congéneres tiene una ventaja para sobrevivir ya que resultará poco familiar a los depredadores, y por ello serán reacios a cambiar su dieta con la incorporación de un alimento desconocido. Algunas especies de presas han desarrollado a través de la evolución polimorfismos muy variados, para intentar evitar a sus depredadores al mostrarse ante ellos como un gran número de alimentos diferentes, muchos visualmente nuevos para su dieta.




Más artículos
Alas flexibles
Regeneración de la salamandra
Insecticida para crías de mosquito
Evolución en acción
Capacidad de ecolocalización
Aves y campo magnético terrestre
Efectos del cambio climático
Tamaño de los lemures
Anfibios y reptiles en España
Reproducción sexual de los vegetales
Células madre pluripotentes
Cerebro, músculos y actividad física
Plantas pequeñas
Plumas de águilas
Algas unicelulares
Camuflaje de los árboles
Genoma de la lamprea
Cambios genéticos en vegetales
Tácticas de defensa
Relaciones sociales de los chimpancés