Biología

Recolectar plumas de águilas, mejor opción que capturar a éstas

(NC&T) Muchas aves son pequeñas, fáciles de capturar y abundantes. Con las águilas, en cambio, el esfuerzo puede ser de 100 a 1.000 veces mayor que al atrapar herrerillos.

Las águilas pueden ser difíciles de encontrar, generalmente requieren de un cebo vivo para atraerlas, y, con afiladas garras y picos capaces de cortar un dedo humano, representan un considerable riesgo para sus captores potenciales.

En vez de capturar águilas, el profesor Andrew DeWoody recoge sus plumas y emplea las pequeñas cantidades de ADN que puede extraer de las mismas para crear una etiqueta que corresponde a un individuo en particular. Esas etiquetas son utilizadas entonces para determinar la población, las proporciones entre los sexos, el parentesco, y sus pautas de selección del sitio donde anidar.

DeWoody destaca que en una sola tarde es posible recolectar cientos de plumas.

Plumas de águilas
Andrew DeWoody. (Foto: Purdue Agricultural Communication/Tom Campbell)
El método de DeWoody está descrito en un capítulo de un manual de protección de la naturaleza recién publicado. El capítulo es una recopilación de sus investigaciones sobre el tema.

La mayoría de las aves son estudiadas mediante el procedimiento de atraparlas en redes y colocarles dispositivos de rastreo antes de soltarlas. Los investigadores entonces pueden seguirlas y usar tecnología de radio para triangular sus ubicaciones.

Las águilas y otras aves grandes presentan, sin embargo, serios desafíos, incluso después de capturarlas. Las águilas vuelan literalmente cientos de kilómetros en un par de días. Y además vuelan en áreas donde no es posible rastrearlas desde una camioneta.

Capturar un ave tan grande como un águila a menudo puede ser traumático para el animal. Las águilas son animales salvajes y sus intentos desesperados para evitar ser capturadas pueden llevar a que se lesionen accidentalmente. Usando plumas, se evita todo esto.

Y el costo de la tecnología de rastreo que los investigadores deben emplear en las águilas puede llegar a cifras del orden de los cinco mil dólares estadounidenses, un dinero que se ahorra si se recurre a la recolección de plumas.




Más artículos
Alas flexibles
Regeneración de la salamandra
Insecticida para crías de mosquito
Evolución en acción
Capacidad de ecolocalización
Aves y campo magnético terrestre
Efectos del cambio climático
Tamaño de los lemures
Anfibios y reptiles en España
Reproducción sexual de los vegetales
Células madre pluripotentes
Cerebro, músculos y actividad física
Plantas pequeñas
Plumas de águilas
Algas unicelulares
Camuflaje de los árboles
Genoma de la lamprea
Cambios genéticos en vegetales
Tácticas de defensa
Relaciones sociales de los chimpancés