Biología

Estudian en caimanes la atmósfera en la que vivieron los primeros dinosaurios

(NC&T) Los investigadores sabían que probar con caimanes los efectos de diferentes niveles de oxígeno podría dar resultados aplicables a los dinosaurios porque los caimanes, al igual que otros reptiles, han sobrevivido en su figura y forma básicas durante 220 millones de años. Es decir que deben poseer un "diseño" muy bueno para haber sobrevivido a las fluctuaciones de oxígeno. Tras decidir comenzar por la fase inicial del desarrollo de los caimanes, el trío optó por incubar huevos de caimán a diferentes niveles de oxígeno, para descubrir cómo las crías crecían y se desarrollaban.

Después de recibir huevos de caimán recién puestos desde Elsey, en el Refugio de Vida Salvaje Rockefeller, Owerkowicz los dividió en grupos incubados a distintos niveles de oxígeno, 12 por ciento (bajo), 21 por ciento (normal) y 30 por ciento (alto), y esperó a ver qué sucedía.

Tres meses después de salir del cascarón, las diferencias ya vislumbradas en sus primeras horas fuera de éste resultaron evidentes.

Comprobando la respiración de los reptiles y sus índices metabólicos, quedó claro que los animales en la atmósfera de alto nivel de oxígeno estaban respirando mucho menos que los que se encontraban en la de nivel bajo y la de nivel medio, probablemente porque los animales en la atmósfera con oxígeno al 30 por ciento aspiraban más oxígeno por cada inspiración, lo que conducía a un ahorro energético significativo en la operación de respirar.

Cuando Owerkowicz verificó la dimensión de los pulmones de las crías de 3 meses de edad incubadas con poco oxígeno, pudo observar que eran más grandes que los de los caimanes con nivel de oxígeno normal. Los pulmones de los caimanes se ampliaron para compensar el bajo suministro de oxígeno, permitiendo incrementar sus índices metabólicos, aunque sin igualar a los índices de los caimanes con nivel normal o alto de oxígeno.

Owerkowicz admite que, a pesar de los resultados obtenidos en este estudio, no puede explicar cómo era la vida cotidiana para los predecesores prehistóricos de los caimanes, ya que su crecimiento y patrones metabólicos pudieron haber sido significativamente diferentes. Pese a todo, los resultados ilustran lo mucho que se puede lograr con una capacidad de adaptación a los niveles de oxígeno tan buena como la demostrada por los caimanes analizados.




Más artículos
Supervivencia de la salmonela
Genética del miedo
Ritmos circadianos
Caracoles marinos del Atlántico
Beneficios de cooperar para el cooperante
Influencia de la evolución de las especies
Baterías de virus
Metano a partir de electricidad
Fortaleza física de los chimpancés
Longevidad de semillas de árboles
Las mujeres tienen mejor olfato
Comer vegetales tóxicos
Control artificial de extremidades
Flores sin néctar
Subciclos circadianos
Migración del tiburón ballena
Microbios antárticos
Atmósfera de los primeros dinosaurios
Evolución de ARNs
Coloración de animales