Biología

Los ritmos circadianos regulan los niveles de energía en las células

(NC&T) Además de esto, Paolo Sassone-Corsi, catedrático de farmacología, y sus colegas, han constatado que las proteínas involucradas en los ritmos circadianos y el metabolismo están intrínsecamente relacionadas y dependen las unas de las otras.

Queda claro pues que nuestros ritmos circadianos y nuestro metabolismo están estrechamente asociados para que las células funcionen de modo adecuado y se mantengan sanas. El descubrimiento abre una nueva ventana para conocer mucho mejor cómo estos dos procesos fundamentales operan juntos, y puede conducir a nuevos tratamientos para enfermedades provocadas por deficiencias energéticas celulares.

Los ritmos circadianos de 24 horas gobiernan funciones fisiológicas fundamentales en casi todos los organismos vivos. Estos sistemas esenciales de seguimiento del tiempo en nuestros cuerpos anticipan cambios ambientales y nos adaptan al momento apropiado del día. La alteración de estos ritmos puede ejercer una influencia profunda sobre la salud humana, y tal problema ha sido relacionado con la obesidad, la diabetes, el insomnio, la depresión, enfermedades cardíacas y cáncer, por citar unos pocos ejemplos.

Sassone-Corsi ya había descubierto que la proteína CLOCK es una pieza molecular crucial en la maquinaria circadiana y que interactúa con una proteína llamada SIRT1, la cual percibe los niveles energéticos de la célula y modula el metabolismo y el envejecimiento.

Ritmos circadianos
Paolo Sassone-Corsi. (Foto: Daniel A. Anderson)
En este nuevo estudio, él y sus colegas desvelan ahora que la proteína CLOCK trabaja en equilibrio con la SIRT1 para dirigir la actividad en una vía celular mediante la cual las proteínas metabólicas envían señales. A cambio, una proteína clave en esa vía, la NAMPT, ayuda a controlar los niveles de CLOCK, creando una codependencia estrechamente regulada entre nuestro ritmo circadiano y nuestro metabolismo.

Cuando se altera el equilibrio entre estos dos procesos vitales, el funcionamiento celular normal puede verse alterado también. Y eso puede conducir a enfermedades.

Los resultados del estudio sugieren que la cantidad apropiada de sueño y la dieta adecuada pueden ayudar a mantener o reconstruir este equilibrio, y también ayudan a explicar por qué la falta de descanso o la alteración de los patrones normales del sueño pueden aumentar la sensación de hambre, conduciendo a enfermedades relacionadas con la obesidad y el envejecimiento acelerado.




Más artículos
Supervivencia de la salmonela
Genética del miedo
Ritmos circadianos
Caracoles marinos del Atlántico
Beneficios de cooperar para el cooperante
Influencia de la evolución de las especies
Baterías de virus
Metano a partir de electricidad
Fortaleza física de los chimpancés
Longevidad de semillas de árboles
Las mujeres tienen mejor olfato
Comer vegetales tóxicos
Control artificial de extremidades
Flores sin néctar
Subciclos circadianos
Migración del tiburón ballena
Microbios antárticos
Atmósfera de los primeros dinosaurios
Evolución de ARNs
Coloración de animales