Biología

La neuroquinina B, pieza clave del sistema que regula la pubertad

(NC&T) Los investigadores, entre quienes figuran Robert Semple y Steve O'Rahilly de la Universidad de Cambridge, identificaron la hormona neuroquinina B como un componente crítico del sistema de control que activa al regulador principal de la pubertad humana.

Aunque se sabe que esta hormona está presente en el hipotálamo, la parte del cerebro que controla la pubertad, su papel crucial no era conocido hasta ahora.

La identificación de la neuroquinina B podría conducir a nuevos tratamientos contra enfermedades dependientes de hormonas sexuales, como el cáncer de próstata, y también promover avances en técnicas anticonceptivas, y posibles tratamientos para niños con pubertad atrasada o anormal. Incluso puede ayudar a comprender la regulación normal de funciones corporales cruciales.

Algunos estudios previos en ratones y ratas habían relacionado la neuroquinina B con la pubertad, pero la opinión científica dominante era que la hormona tenía como funciones principales el balance hídrico, la función cognitiva u otros procesos.

Esta nueva investigación sin embargo, les otorga a la neuroquinina B y a su receptor un papel crucial en la pubertad y la regulación de la función sexual y reproductiva.




Más artículos
Máquinas moleculares
Perspectiva evolutiva del habla
Color de la cara por géneros
Ancestro común de toda vida terrestre
Pie del gibón
Orientación de salmones y tortugas marinas
La locomoción de perros y gatos
Microbios antioxidantes
Genoma de la soja
Murciélagos susurrantes
CO2 de los cultivos para biocombustibles
Primera travesía marítima de las tortugas
Lenguaje del canto de las aves
Sulfuro de hidrógeno
Complejidad de los microorganismos
Raíces más eficientes
Neuroquinina B y pubertad
Bacterias con brújula
Engañar a las bacterias
física de los enjambres de langostas