Biología

En los microorganismos, mayor complejidad no implica necesariamente mayor eficacia

(NC&T) La otra conclusión sorprendente es que para optimizar, o llevar a cabo eficientemente las tareas metabólicas, tales como crecer rápido o convertir azúcares en etanol, los organismos tienden a usar sólo una fracción pequeña de las reacciones bioquímicas asequibles a ellos en la red metabólica. Una conducta metabólica menos eficiente, o por debajo de lo óptimo, tiende a usar un número mucho más grande de reacciones.

Los resultados aportan nuevos y esclarecedores datos sobre la interacción entre la actividad de la red metabólica y la función biológica, e indican que hay un comportamiento metabólico general común a los diversos organismos.

La investigación fue dirigida por Adilson E Motter. Los colaboradores de Motter son Takashi Nishikawa (ahora en la Universidad Clarkson), y Natali Gulbahce, del Instituto Oncológico Dana Farber.

Se sabe poco acerca de qué función realizan las partes individuales de la célula en relación con el organismo completo. El hallazgo de que bastantes de las partes, o reacciones químicas, son desactivadas espontáneamente para que la célula opere con la máxima eficacia posible, abre una nueva vía de investigación para los científicos que quieren controlar el comportamiento celular manipulando una o más reacciones bioquímicas.

Complejidad de los microorganismos
Adilson Motter. (Foto: Northwestern U.)
Los conocimientos obtenidos en el estudio, y los que puede reportar la nueva línea de investigación, podrían ayudar a los científicos a modificar células genéticamente o a tratar células enfermas. La levadura, por ejemplo, es usada para producir etanol, así que, para aumentar la producción, una posible vía sería desactivar algunas de las reacciones bioquímicas de la célula, con el fin de forzarla a producir etanol más eficientemente. La identificación de blancos contra los que preparar y dirigir fármacos, y el desarrollo de nuevas terapias, también a menudo requieren manipular las reacciones moleculares para producir el resultado que se persigue.

En definitiva, como dice Motter, cada organismo es una fábrica química muy versátil.




Más artículos
Máquinas moleculares
Perspectiva evolutiva del habla
Color de la cara por géneros
Ancestro común de toda vida terrestre
Pie del gibón
Orientación de salmones y tortugas marinas
La locomoción de perros y gatos
Microbios antioxidantes
Genoma de la soja
Murciélagos susurrantes
CO2 de los cultivos para biocombustibles
Primera travesía marítima de las tortugas
Lenguaje del canto de las aves
Sulfuro de hidrógeno
Complejidad de los microorganismos
Raíces más eficientes
Neuroquinina B y pubertad
Bacterias con brújula
Engañar a las bacterias
física de los enjambres de langostas