Biología

Nueva perspectiva evolutiva del habla por los silbidos espontáneos de una orangutana

(NC&T) Los investigadores han documentado por primera vez la conducta de un primate que imita un sonido de otra especie sin estar entrenado de manera formal para hacerlo. Bonnie, un orangután hembra de 30 años, que vive en el Parque Zoológico Nacional Smithsoniano en Washington D.C., comenzó a silbar de manera espontánea. El silbido es un sonido que pertenece al repertorio humano y no al de los orangutanes. Esto ocurrió después de que la orangutana escuchase silbar a uno de los cuidadores de los animales.

Tener la capacidad de aprender a generar nuevos sonidos y utilizarlos voluntariamente son dos aspectos importantes del habla humana, y el descubrimiento sobre esta orangutana abre nuevos caminos en el estudio de ciertos aspectos de la evolución del habla humana en nuestros parientes más cercanos.

Estudios anteriores ya habían indicado que los orangutanes y los chimpancés son capaces de producir vocalizaciones y sonidos que no son típicos de sus respectivas especies, pero sólo bajo la fuerte influencia del entrenamiento humano. Sin embargo, Bonnie, no fue específicamente entrenada para silbar.

El estudio ha sido hecho por Serge Wich, Karyl Swartz y Rob Shumaker del GAT, Madeleine E. Hardus y Adriano R. Lameira de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos, y Erin Stromberg del Parque Zoológico Nacional.

Perspectiva evolutiva del habla
La orangutana Bonnie. (Foto: Great Ape Trust)
Hace mucho tiempo que los científicos saben de la habilidad de los orangutanes para copiar los movimientos físicos de los humanos, pero el silbar de Bonnie indica que la capacidad de aprendizaje de los orangutanes y otros monos antropomorfos en el ámbito sonoro puede ser más flexible de lo que se creía. Esta conducta contradice el argumento de que los orangutanes no tienen control sobre sus vocalizaciones y de que sus sonidos son puramente emocionales, es decir, una respuesta involuntaria ante estímulos como la presencia de depredadores.

Bonnie parece silbar sólo porque le apetece hacerlo, y no por recibir algún alimento como recompensa o por algún otro incentivo.




Más artículos
Máquinas moleculares
Perspectiva evolutiva del habla
Color de la cara por géneros
Ancestro común de toda vida terrestre
Pie del gibón
Orientación de salmones y tortugas marinas
La locomoción de perros y gatos
Microbios antioxidantes
Genoma de la soja
Murciélagos susurrantes
CO2 de los cultivos para biocombustibles
Primera travesía marítima de las tortugas
Lenguaje del canto de las aves
Sulfuro de hidrógeno
Complejidad de los microorganismos
Raíces más eficientes
Neuroquinina B y pubertad
Bacterias con brújula
Engañar a las bacterias
física de los enjambres de langostas