Biología

Las plantas lidian químicamente con polinizadores y herbívoros

(NC&T) Los colores y formas de las flores, así como sus fragancias y su néctar, atraen y recompensan a los polinizadores por su esfuerzo y colaboración. Pero no todos los visitantes de las flores son polinizadores, muchos solamente pretenden robar el néctar o comer partes de las flores, sin transportar el polen a otra parte. Un equipo de científicos del Instituto Max Planck para la Ecología Química, en Jena, ha descubierto que la química del néctar y las fragancias florales refuerzan el comportamiento útil para la planta de los polinizadores, y permite a los vegetales optimizar su capacidad de intercambiar gametos entre ellos.

Las conclusiones del estudio están basadas en los resultados de experimentos de campo con plantas silvestres de tabaco modificadas genéticamente, que demostraron que componentes particulares de la fragancia floral atrajeron a los polinizadores, en tanto que los componentes venenosos y amargos del néctar floral promovieron el no beber una gran cantidad de éste.

Además de los azúcares, el néctar floral del tabaco también contiene nicotina, la cual es amarga y se emplea para disuadir a los ladrones de néctar y a los herbívoros.

Pero con la sincronización y la dosis correctas, la nicotina del néctar y la sustancia química atrayente, liberadas durante la noche como parte del perfume floral, aseguran que las visitas de los polinizadores optimicen la capacidad de la planta para intercambiar gametos.

Armas químicas de las plantas
El Selasphorus rufus visita una flor que contiene nicotina y una sustancia atrayente. (Foto: Danny Kessler, Max Planck Institute for Chemical Ecology)
El director de la investigación, Ian Baldwin, acota que del mismo modo que los fabricantes de refrescos protegen sus fórmulas y se esfuerzan constantemente para no perder cuota de mercado, alterando las recetas de sus productos sólo en respuesta de los dictados de las ventas globales, las plantas evolucionan e incorporan ingredientes a su receta de néctar en respuesta a los dictados de su adaptación evolutiva al entorno.

Los científicos también observaron que la nicotina en el néctar disuade a los insectos devoradores de flores, los cuales traen un marcado impacto negativo sobre la reproducción. Los olores atrayentes no sólo seducen a los polinizadores, sino también a los herbívoros. Las plantas de tabaco parecen haber resuelto este problema empleando nicotina como un elemento disuasorio.




Más artículos
Código de barras de ADN
Investigar el origen de la vida
Genoma del trichoplax
Microbios que se nutren de hidrocarburos
Evolución de los ojos
Trichoplax adhaerens
Origen genético de los dedos
Andar masculino y femenino
Armas químicas de las plantas
Defensas frente a depredadores
Alga para biocombustible
Ver usando la piel
Hormigas antiguas
Origen y evolución de la placenta y el útero
Células artificiales para energizar implantes médicos
Locomoción de los caracoles
Arbol fósil viviente
MicroARNs
Microbios del petróleo
Estado emotivo de pájaros al cantar