Biología

La dieta microbiana, factor clave en la emisión de CO2

(NC&T) Cuando se desprenden hojas y otras partes de vegetales, esta materia orgánica deviene lentamente parte del suelo como resultado de su descomposición, a la cual contribuyen de modo destacado bacterias y otros microbios. Este proceso añade nutrientes de la planta al suelo y libera CO2 en la atmósfera.

Los científicos de la Universidad Duke han encontrado que la proporción entre nitrógeno y carbono en esta materia orgánica determina cuánto nitrógeno queda disponible para las plantas en el suelo, y cuánto CO2 es liberado hacia la atmósfera. Por primera vez, han logrado demostrar que las pautas de emisión de CO2 a la atmósfera a través de la descomposición están gobernadas por las mismas propiedades en cualquier parte del mundo, desde el Círculo Polar Ártico hasta las selvas tropicales.

Su estudio también ha dado como resultado una fórmula matemática universal que puede predecir el proceso de descomposición en cualquier parte del mundo.

Durante la descomposición, los microbios digieren la materia orgánica desprendida de las plantas, descomponiéndola lentamente. Dos de los más importantes subproductos de este proceso son el nitrógeno y el CO2. El nitrógeno es un nutriente esencial tanto para los vegetales como para los microbios, y una vez que se mineraliza, queda disponible para su utilización por las plantas.

Dieta microbiana
Ciclo biológico en las plantas. (Foto: Stefano Manzoni)
El carbono (el elemento más abundante en toda materia orgánica natural) es liberado a la atmósfera en forma de CO2, uno de entre varios gases de efecto invernadero implicados en el Calentamiento Global. Esta liberación de CO2 se conoce como respiración.

Uno de los hallazgos clave de este estudio es que los microbios pueden adaptarse y desenvolverse bien en un medio pobre en nutrientes. Cuando en su dieta hay escasez de nitrógeno, los microbios tienden a reaccionar liberando más CO2 hacia el aire y absorbiendo menos nitrógeno mineral del suelo. De esta manera, las plantas pueden obtener el tan necesitado nitrógeno mineral más temprano en el proceso de descomposición de la materia vegetal muerta.

Sin embargo, la disponibilidad temprana de nitrógeno mineral para su uso por parte de las plantas trae un riesgo: El nitrógeno en su forma mineralizada en el suelo es más susceptible a ser barrido por las lluvias, o a hundirse a una profundidad superior a la que está al alcance de las raíces de las plantas. Esto se hace especialmente evidente en episodios de lluvia muy intensa, como los que, según algunos modelos de cambio climático, se harán cada vez más frecuentes en años venideros.

Es importante, tanto para los ecosistemas nativos como para los terrenos agrícolas, mantener suficiente nitrógeno disponible en el suelo.




Más artículos
Producción bacteriana de hidrógeno
Mejorar la producción de biocombustible
Expresión de los genes
Oído de las ranas
Molécula clave para potenciar o frenar el crecimiento de pelo
Armaduras inspiradas en peces arcaicos
Microscopio microscópico
Vainilla tahitiana
Rasgos genéticos arcaicos
Dieta microbiana
Mejores marcadores genéticos
Gen que controla el sueño
Burbuja de aire subacuática
Rasgos sexuales secundarios
Población de gorilas en el Congo
Selección natural en un gen
Grasa buena anti-obesidad
Colmillos de las serpientes
Patas de los elefantes
Atrapar moscas