Biología

La inusual llamada aguda de ciertas ranas hembra

(NC&T) La O. tormota vive en un entorno ruidoso en las orillas de los arroyos cerca de manantiales de aguas termales de Huangshan, en China central, donde las cascadas y las rápidas corrientes crean un ambiente ruidoso incesante.

La estructura inusual del oído y las llamadas agudas son probablemente una adaptación evolutiva al entorno ruidoso. Las cascadas y las corrientes producen un ruido constante que se mantiene en un rango de frecuencias más bajas que las utilizadas por las ranas.

En anteriores experimentos de laboratorio, se comprobó que las ranas pueden escuchar la mayoría de las frecuencias audibles y ultrasónicas emitidas por otras ranas O. tormota. Los únicos otros animales que se sabe que utilizan la comunicación ultrasónica son los murciélagos, los delfines, las ballenas y algunos insectos.

El nuevo análisis, dirigido por Albert Feng, profesor de fisiología molecular e integrativa de la Universidad de Illinois, Jun-Xian Shen del Instituto de Biofísica de la Academia de Ciencias de China, y Peter Narins de la Universidad de California en Los Ángeles, reveló que la rana hembra O. tormota también emite una llamada que abarca frecuencias audibles y ultrasónicas.

Llamada de ranas hembra
El entorno de la O. tormota. (Foto: Albert Feng)
El equipo no ha observado a hembras cantando en su hábitat natural (las ranas son nocturnas y pueden saltar hasta una distancia de 30 veces el largo de su cuerpo), y en el ambiente de un laboratorio las hembras emitieron llamadas sólo cuando llevaban huevos.

Los machos de O. tormota expuestos a cantos grabados de hembras fueron muy receptivos, croando por lo general después de una fracción de segundo.

En el laboratorio, la conducta más típica de los machos era croar y acto seguido saltar directamente hacia la fuente de la llamada femenina. Su habilidad para dirigirse hacia el sonido de la llamada fue asombrosamente precisa. Un macho típico puede saltar en dirección al sonido con una precisión de más del 99 por ciento.

Una habilidad para localizar sonidos con precisión similar sólo se conoce en los elefantes, los humanos, las lechuzas y los delfines. La pequeña distancia entre los dos oídos de las ranas (cerca de un centímetro) hace mucho más impresionante su habilidad para localizar el sonido.




Más artículos
Fotorreceptores en la retina
División de las bacterias
Observación de pájaros
Especies de rata
Cruces endogámicos
Mosquitos en invierno
Araña saltadora
Sangre menstrual
Bacteria visible a simple vista
Relaciones depredador-presa
Letalidad de la peste bubónica
Funcionalidad del pico de las aves
Causa de las nubes de langostas
Llamada de ranas hembra
Código genético del desarrollo
Película resistente a las bacterias
Primates diminutos
Bacteria desconocida en el hielo
Gen del envejecimiento humano
Sueño de animales en libertad y cautivos