Biología

Explorando la longevidad de la abeja reina

(NC&T) La investigación se ha centrado en la interacción entre tres factores conocidos por su rol en la reproducción, crecimiento y/o longevidad.

El primero de estos, la vitelogenina, es una proteína de la yema del huevo, importante para la reproducción, pero que se ha visto que contribuye también a la longevidad en las abejas obreras. El segundo factor, hormona juvenil, contribuye al crecimiento y a la maduración. El tercero, una ruta de señalización del IGF-1, regula el envejecimiento, la fertilidad y otros procesos biológicos importantes tanto en los invertebrados como en los vertebrados.

El estudio explora estos tres factores en las reinas de las abejas melíferas. Los investigadores querían averiguar cómo la reina logra alcanzar tal longevidad en comparación con sus hermanas, y más cuando dedica tantas energías a la reproducción.

Muchas veces, la manera en que los organismos alcanzan una mayor longevidad es sacrificando la reproducción. En general, las formas de vida que posponen la reproducción hasta una fase más tardía en la vida, logran vivir más tiempo. Pero la abeja reina es un caso diferente: ella es una máquina de poner huevos. Pone 2.000 al día. Y vive 10 veces más que las abejas obreras que nacieron con el mismo genoma y que no se reproducen.

Longevidad abeja reina
El entomólogo Gene Robinson ha sido el investigador principal en este trabajo. (Foto: L. Brian Stauffer)
Los científicos saben, a partir de estudios sobre la mosca de la fruta y sobre nemátodos, que la ruta de señalización de la insulina tiene un importante papel en la longevidad. Una regulación a la baja de la señalización de insulina-IGF-1 (IIS) en estas especies fue asociada con un incremento en la longevidad, pero a expensas de la fertilidad.

También se comprobó en esos estudios que manipular las células de grasa corporal en la cabeza de la mosca de la fruta influía en la longevidad. Como la Vg es sintetizada en las células de grasa corporal en las abejas melíferas, el equipo responsable del nuevo estudio decidió prestar mayor atención a la expresión de la vitelogenina en la cabeza y el tórax, además de en el abdomen.

Esto condujo a un importante descubrimiento. La expresión de la vitelogenina es alta en el abdomen en las reinas jóvenes, disminuyendo con el paso del tiempo, pero se incrementa con la edad en la cabeza y el tórax. Las reinas viejas exhiben una expresión mucho mayor de vitelogenina que las reinas jóvenes.

Las abejas obreras tienen niveles de expresión de vitelogenina mucho menores que las reinas, y la vitelogenina en las cabezas de las obreras es también baja en comparación con los niveles presentes en las reinas. Estudios previos en las obreras habían mostrado que la vitelogenina reduce el estrés oxidativo en las abejas melíferas gracias a que captura los radicales libres que pueden conducir al envejecimiento o a ciertas enfermedades. No resulta sorprendente el que las reinas examinadas hayan resultado ser más resistentes al estrés oxidativo que las obreras.

Si es éste el mecanismo que realmente permite a las abejas reina alcanzar tanto una elevada fertilidad como una gran longevidad, es algo que aún está por ver. En cualquier caso, este estudio sugiere que la vitelogenina desempeña un papel vital en la longevidad de la abeja reina, en especial porque las abejas melíferas carecen de muchos antioxidantes comúnmente presentes en otras especies.


Más artículos
Longevidad abeja reina
Plantas tropicales
Semillas de trigo silvestre
Proteínas en música
Virus al respirar
Crecimiento tridimensional de células
Diminutas biocomputadoras implantables
Especiación de pez
Genética de insectos
Piel de tiburones
Estudios de bipedalismo
Mecanismo humano de frío
Células madre embrionarias
Esporas bacterianas
Evolución de flores
Primates piel roja
Inteligencia y cerebros grandes
Murciélagos frugívoros
Proteína Vivid
Seda viuda negra