Biología

Señales caníbales ayudan a los embriones mamíferos a desarrollarse con normalidad

(NC&T) Por medio de la autofagia, las células devoran material celular indeseado o dañado. Ya se sabía que este proceso está activo en la muerte celular que se produce durante el desarrollo embrionario normal, pero su papel preciso no estaba claro.

El papel ahora revelado que la autofagia desempeña en suprimir células muertas durante el desarrollo embrionario normal, es descrito en un estudio realizado por investigadores del Centro Médico del Sudoeste, dependiente de la Universidad de Texas. Los embriones de ratón carentes de la capacidad celular de autofagia tienen células que no pueden emitir la señal necesaria para lograr que las células sanas se ocupen de eliminarlas. Si las células muertas se acumulan demasiado, puede producirse un desarrollo anormal, inflamación, y también condiciones nocivas que conduzcan a la aparición de enfermedades autoinmunológicas.

"La activación de la autofagia en células moribundas puede servir para eliminar células muertas e impedir la perjudicial inflamación durante el desarrollo normal o cuando la muerte celular se desencadena en ciertas enfermedades", explica la Dra. Beth Levine, profesora de medicina interna y microbiología, y jefa de la división de enfermedades infecciosas del citado centro médico. "Nuestros descubrimientos también sugieren que los defectos en el proceso de autofagia son capaces de provocar enfermedades autoinmunológicas, por lo que solucionar estos defectos podría ser un tratamiento apto para esas enfermedades".

Este estudio muestra que las señales inductoras de autofagia son esenciales para el desarrollo normal. También apoya la idea de que los defectos en la capacidad de autofagia pueden causar inflamación en dolencias humanas en las que intervienen procesos de muerte celular, tales como las enfermedades neurodegenerativas o la quimioterapia para combatir al cáncer.

Señales caníbales
Dr. Beth Levine. (Foto: UTSMC)
Otros investigadores del mencionado centro médico envueltos en el estudio son Xueping Qu, Zhongju Zou, Qihua Sun, Pengfei Cheng, Robert Hogan, Christopher Gilpin y Kate Luby-Phelps.


Más artículos
Resucitado un retrovirus
Células madre
Neuronas de piel
Planificación de las aves
Poblaciones de ballena azul
Bonobos: tareas grupales
Canto de ballena azul
Migración de las aves
Gritos de lagarto
Código de barras genético
Crecimiento de huesos
ADN oceánico
Señales caníbales
Cuernos de los machos
Motores moleculares
Años sin sexo
Genes mitocondriales
Mesoplodon bidens
Jasmonato
Arañas meteorólogas