Biología

Resucitado un antiguo retrovirus

(NC&T) Los retrovirus infectan las células y se replican insertando su ADN en el genoma de la célula invadida. Si se da el caso de que la célula infectada es un espermatozoide, un óvulo o sus precursores, entonces el ADN retroviral es heredado por la descendencia igual que un gen normal. Los humanos tenemos muchos "cadáveres" de retrovirus depositados en nuestro ADN, remanentes no funcionales de antiguos retrovirus que se replicaban en nuestros ancestros hace millones de años. Ahora, los investigadores le han devuelto la vida a uno de estos retrovirus.

En nuestro ADN existe un "registro fósil" de los retrovirus que acostumbraban a infectar a nuestros antepasados. Y de hecho, cerca del 8 por ciento del ADN humano está formado por secuencias retrovirales.

Paul Bieniasz, jefe del Laboratorio de Retrovirología en la Universidad Rockefeller, con la colaboración de Youngnam Lee, ha "excavado" un poco en el ADN humano, en un intento por comprender mejor cómo coevolucionaron humanos y retrovirus. Para conocer mejor a uno de esos antiguos retrovirus, lo han resucitado. Ese retrovirus ahora vuelve a ser capaz de crear nuevas partículas virales e infectar a las células humanas.

Los retrovirus extintos "enterrados" en nuestro ADN no pueden reproducirse a causa de las mutaciones en uno o más de sus genes. El más joven de estos retrovirus endógenos humanos (o HERVs) tiene menos cambios, y a juzgar por la escasez de alteraciones genéticas, al menos una subfamilia (la HERV-K) todavía estaba activa hace unos pocos cientos de miles de años.

Resucitado un retrovirus
Células humanas que expresan proteínas estructurales del retrovirus resucitado, el HERV-KCON, liberando partículas. (Foto: Dennis Bamford/University of Helsinki)
Para eliminar estas mutaciones que evitan que el HERV-K se replique, los dos investigadores dedujeron una secuencia genética a modo de consenso entre secuencias de 10 provirus HERV-K diferentes, y sintetizaron el genoma viral completo a partir de sus restos. Entonces, tomaron esa secuencia (a la que llamaron HERV-KCON) y la insertaron en células humanas cultivadas para ver si daba como resultado la creación de proteínas estructurales del HERV-K.

Su secuencia de consenso no sólo produjo las proteínas funcionales esperadas, sino todo un retrovirus capaz de crear nuevas partículas virales y de integrarse en el genoma de la célula ocupada.

Es la primera vez que se realiza esta clase de trabajo con la secuencia de un genoma viral que estaba "irremisiblemente" muerto, y que ahora "vive" de nuevo, o al menos posee todas las funciones propias de ese estado.


Más artículos
Resucitado un retrovirus
Células madre
Neuronas de piel
Planificación de las aves
Poblaciones de ballena azul
Bonobos: tareas grupales
Canto de ballena azul
Migración de las aves
Gritos de lagarto
Código de barras genético
Crecimiento de huesos
ADN oceánico
Señales caníbales
Cuernos de los machos
Motores moleculares
Años sin sexo
Genes mitocondriales
Mesoplodon bidens
Jasmonato
Arañas meteorólogas