Biología

Extrañas bacterias descubiertas a tres kilometros de profundidad

(NC&T) El descubrimiento refuerza la posibilidad de que bacterias similares puedan vivir bajo la superficie de otros mundos, como Marte, o Europa (una luna de Júpiter).

"Estas bacterias son verdaderamente únicas en el más puro sentido de la palabra", subraya Li-Hung Lin, ahora en la Universidad Nacional de Taiwán, quien realizó muchos de los análisis durante la preparación de su doctorado en la Universidad de Princeton, y, después de doctorarse, en el Laboratorio Geofísico del Instituto Carnegie.

Los investigadores han conseguido determinar cuán aisladas han estado las bacterias porque los análisis muestran que el agua en que viven es muy antigua y no ha sido diluida por el agua de la superficie. Además, han comprobado que los hidrocarburos en el entorno local no proceden de organismos vivos, como es usual, y que la fuente del hidrógeno (H2) necesario para su respiración viene de la descomposición del agua por la desintegración radiactiva del uranio, el torio y el potasio.

Los humanos y otros organismos que viven en tierra, en última instancia reciben su energía del Sol, con las plantas fotosintéticas formando la base de la red alimenticia. En los lugares oscuros donde no llega la luz solar, la vida depende de otras fuentes de energía. Pero la independencia alimentaria es más difícil. Diferentes comunidades de organismos quimioautótrofos se han encontrado en lugares exóticos como acuíferos subterráneos, pozos petrolíferos y las chimeneas de volcanes submarinos a gran profundidad. Sin embargo, al final muchas de estas comunidades todavía dependen, al menos en parte, de nutrientes que les llegan de la superficie, y cuyo ciclo de producción comienza con la fotosíntesis vegetal o bacteriana. Pese a todo, ciertas comunidades sí viven "desconectadas" del resto del ecosistema planetario.

Bacterias subterráneas
A 3 km de profundidad en una mina de oro sudafricana, Duane Moser muestra donde se encontraron las bacterias. (Foto: Li-Hung Lin)
Usando técnicas genéticas de análisis, el equipo descubrió que hay una diversidad de especies muy pequeña en la asombrosa comunidad subterránea. Está dominada por una clase de bacterias relacionadas con las Desulfotomaculum que se sabe obtienen su energía de la reducción de los compuestos de azufre.

Los investigadores también creen que el sulfato usado por estas criaturas es un remanente que procede de aguas subterráneas antiguas mezcladas con fluidos hidrotérmicos también antiguos. Es posible que comunidades como éstas puedan sostenerse indefinidamente, si logran de los procesos geológicos un suficiente abastecimiento de materias primas.

El tiempo dirá cuántas más comunidades como ésta podrán encontrar los científicos en la corteza terrestre, y si existen otras por el estilo en el subsuelo de algunos astros del sistema solar.


Más artículos
Gusano marino
Paramecios
Seda de las tarántulas
Adhesión de las lapas
Regulación genética
Ambiente para los insectos
Plantas parásitas
Insectos gigantes
Sexo de la abeja
Magnetismo bacteriano
Gen de melanopsina
Agentes patógenos en alimentos
Luciferasa en el corazón
Propano en el mar
División celular
Los pandas perciben colores
Devorador de metano
Orientación de las hormigas
Bacterias subterráneas
La fotosíntesis