Biología

Feromonas en padres e hijos


(NC&T) El efecto de señales químicas sobre la madurez sexual es común en el mundo animal. Si se quita al padre biológico de las familias de roedores, las hijas suelen madurar más deprisa.

Recientemente, un grupo de expertos descubrió un gen de receptor de feromonas poco conocido en el sistema olfativo humano, vinculando el papel de las feromonas con la menarquía (primera vez que se experimenta la menstruación).

Ahora, en un nuevo estudio, un grupo de investigadores, que incluyó a Robert Matchock (profesor de psicología en la Universidad Estatal de Pensilvania) y a Elizabeth Susman (profesora de salud bioconductual en la misma universidad), reunió datos de 1.938 alumnas de la universidad para explorar el eslabón entre el ambiente social de las muchachas y su madurez sexual. Estos datos incluyeron información sobre factores como el tamaño de la familia de las jóvenes, el entorno social, y cuánto tiempo había estado ausente el padre.

"Nuestros resultados indican que las muchachas sin su padre maduraron aproximadamente tres meses antes que las muchachas cuyo padre estaba presente", explica Matchock.

Los datos parecen sugerir una relación entre la duración de la ausencia del padre y la edad en la que ocurre la menarquía; cuanto más temprana la ausencia, más temprana la menarquía.

Los resultados del estudio sugieren además que la presencia de hermanastros y de medio hermanos también contribuía a la menarquía más temprana. Las muchachas que viven en un entorno urbano tenían asimismo la menarquía más temprana comparadas con las de un entorno rural, incluso cuando los padres estaban presentes en ambos grupos, y poseyendo niveles similares de educación.

Matchock especula con que los ambientes urbanos proporcionan oportunidades mayores de alejarse de las feromonas inhibidoras de los padres, y de encontrar feromonas atrayentes de miembros del sexo opuesto sin parentesco biológico cercano. Es posible que un entorno urbano estimulante pueda anular las señales supresoras de los padres.

Según los investigadores, el estudio explica cómo las señales basadas en feromonas modulan la madurez sexual, refuerzan el apareamiento e impiden la endogamia.

Evitar la endogamia es tan crucial para garantizar que se diseminen genes saludables, que las estrategias antiendogámicas, como el uso de feromonas, se han conservado en las especies.


Más artículos
Carpa sin oxígeno
Arqueas en los suelos
Virus de primates a humanos
Detectamos el sabor ácido
Mosca de la fruta
Hibernación lucha con los microorganismos
Huesos de Manati
La calvicie
Feromonas en padres e hijos
Rasgos raros en roedores
Genoma de la seta ostra
Código genético del álamo
Nepotismo microbiano
Bacterias en el cuerpo
Evolución en especies isleñas
Ataque de insectos
Estructura interna de una semilla
El estómago humano
Bacteria productora de hidrógeno
Orden del nacimiento de aves