Biología

Producen tejidos humanos con ayuda de la electricidad


(NC&T) La técnica, desarrollada en la Universidad de Manchester, usa campos eléctricos para construir las capas de células que forman un tejido. El Dr. Gerard Markx, de la Escuela de Ingeniería Química y Ciencia Analítica de tal universidad, ha puesto a punto el método, basado en un fenómeno llamado dielectroforesis.

El Dr. Markx y sus colegas han demostrado que esta técnica funciona, y han creado ya algunas estructuras simples en el laboratorio. Si logran perfeccionarla lo bastante, entonces puede que un día sea posible crear artificialmente médula ósea fuera del cuerpo, y producir cualquier tipo de sangre.

El Dr. Markx y su equipo de investigación, que incluye a científicos de la Facultad de Ciencias Naturales de la universidad, han creado hasta ahora tejidos de 200 micras de espesor empleando este método. Se cree que puede tener el potencial para producir médula ósea "a la carta".

La función de la médula ósea en el cuerpo es la producción de sangre. La parte más productiva de la médula ósea se piensa que es disfuncional en pacientes que padecen de enfermedades como la leucemia.

El tejido se produce empleando una serie de láminas de vidrio con microelectrodos grabados en su superficie. Una solución que contiene las células se pone en contacto con las láminas; entonces se generan campos eléctricos entre los electrodos haciendo circular una pequeña corriente alterna a través de ellos.

De manera similar a como son atraídas las limaduras de hierro a los polos de los imanes, las células son atraídas a las regiones entre los electrodos. Cuando las células se acumulan en contacto, se establecen capas de células que forman el tejido.

El uso de la electricidad permite un mayor control sobre la posición de las células que las técnicas convencionales. Variando el voltaje y usando electrodos de formas diferentes, pueden posicionarse y apilarse células formando cualquier patrón. También es viable emplear diferentes campos eléctricos para atraer tipos diferentes de células. Y, más importante aún, éstas pueden mantenerse vivas y activas.

Las dimensiones de los microelectrodos usados varían entre 50 y 250 micras, y pueden posicionarse de muchas maneras.


Más artículos
Anticongelante en peces antárticos
Araña tejedora
Formación de células tumorales
Microcanales eléctricos
Espionaje sonoro
Tejidos humanos artificiales
Sustitutos genéticos fertilizantes nitrogenados
Hormona crecimiento plantas
Historia de los piratas
Reproducción de hongos
Comunicación celular
E. Coli contra infecciones
Modelo 3d
Bacterias producen electricidad
Etanol y biodiésel
El noroeste de norteamérica debería poseer más especies de árboles
Pez cebra
Redes de fibras
Infertilidad masculina
Capacidades de bacterias