Biología

Cómo las nutrias conservan el calor

Mediante exámenes por microscopía electrónica y por microscopía de luz polarizada, el Dr. John W. Weisel, profesor de biología celular y del desarrollo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvana, y varios colegas suyos examinaron la estructura de estos pelos para encontrar la explicación a su capacidad excepcional de aislamiento térmico. Encontraron que la estructura de la superficie de la cutícula de una clase de pelos y la base de los de otro tipo están adaptadas para ensamblarse mediante aletas en forma de cuña, o pétalos, que encajan en las ranuras también en forma de cuña existentes entre las aletas de los pelos adyacentes.

El pelo de los animales tiene un aspecto distintivo que permite a los científicos distinguir una especie de otra. Pero el pelo de la nutria es realmente muy diferente del resto. Gracias a que las aletas de un pelo se insertan en las ranuras entre las aletas de un pelo adyacente, los pelos forman una especie de red que impide la pérdida de calor interno. También, las ranuras entre las aletas atrapan burbujas de aire que ayudan a incrementar el aislamiento térmico de la piel de la nutria. De hecho, los biólogos han observado a las nutrias soplando activamente burbujas de aire en su pelaje mientras se acicalan, y sus enérgicos movimientos rodando sobre sí mismas les ayudan a capturarlas. Una conducta común de la nutria, además de sus retozos, es su constante acicalamiento, que es otro aspecto importante de su habilidad para conservar el calor.

Nutrias conservan calor
Micrografías de luz polarizada del pelaje de la nutria. (Foto: John W. Weisel, Chandrasekaran Nagaswami, Rolf O. Peterson, University of Pennsylvania School of Medicine; Michigan Technological University; NRC Research Press )
Además de la estructura especial del pelaje, estos pelos están recubiertos con una fina capa de aceite de las glándulas sebáceas del cuerpo, proporcionando otra barrera para el agua. Las aletas de los pelos también se alinean en dirección opuesta al cuerpo del animal, lo que se relaciona con la dirección en que las nutrias mueven sus patas a través de su pelo durante su acicalamiento, asegurando con eso que sus garras no se traben en el pelaje.


Más artículos
Misterios formación embrionaria
Mecanismo molecular plumas
Revelan genoma del arroz
Antibióticos matan bacterias
Rastrean evolución felinos ADN
Antiguos agujeros ozono
Contradefensa bacterias
Capacidad reconocimiento langostas
Inmovilización bacterias
Vegetales se diferencian ellos mismos
Células madre de cordón umbilical
Origen tuberculosis
Antiguedad del calzado
Organismo modelo para virus peligrosos
Rechazo en trasplantes
Microbio clave vida oceánica
Nutrias conservan calor
Hormona mosquito malaria
Normas culturales sociedades humanas
Conservación de barco