Biología

Células con ADN dañado alertan al sistema inmunológico

El hallazgo es fruto de una investigación encabezada por biólogos de la Universidad de California en Berkeley, el Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Pensilvania.

El descubrimiento aclara la pregunta de cómo las células asesinas naturales (NK), capacitadas para atacar tumores, diferencian las células cancerígenas de las que no lo son.

El sistema inmunológico está diseñado para detectar y atacar a los invasores externos, pero las células cancerígenas presentan un desafío especial porque son todavía células propias del cuerpo, aunque sus genes están deteriorados.

Los investigadores sometieron cultivos de células epiteliales ováricas y fibroblastos de ratones a una batería de agresiones, incluyendo choque calórico, cambios de pH, falta de oxígeno e inanición. Sin embargo, el único tipo de estrés asociado a deterioro del material genético de una célula fue la exposición a radiación y a fármacos de quimioterapia.

Encontraron que las células con el ADN dañado fueron las que mostraron un incremento en la expresión de proteínas especiales en la superficie celular. Estos "ligandos" en la membrana son específicos para el receptor NKG2D de las células asesinas naturales y se usan para marcar, como con una bandera, qué células serán destruidas. Hay varios tipos de ligandos NKG2D, pero el mejor conocido es el llamado Rae1.

Anteriores estudios han demostrado que la vía del ADN dañado está activada en lesiones precancerígenas, así como en muchos tumores avanzados. Además, muchas células cancerígenas expresan Rae1. Se sabe que cuando ocurren las anormalidades genéticas, el ciclo celular se suspende a fin de que la célula tenga tiempo para corregir el daño antes de que el ADN se replique. Si el daño es demasiado severo para que la célula lo repare por sí misma, puede provocar la muerte celular, un proceso conocido como apoptosis.

En este nuevo estudio, los investigadores encontraron que las células con el ADN dañado también pueden involucrar a otras células en la pelea, activando un mecanismo de alerta a otras células, específicamente las NK, para emprender un ataque. Podría ser otro truco ingenioso que el cuerpo usa para protegerse de las células cancerígenas.


Más artículos
Procesamiento secuencias genómicas
Etiquetas ADN
Células madre piel
Vuelo colibrí
Mamífero venenoso
Muerte celular
Oir emitir sonidos
Fotosíntesis submarina
Caballo americano
Identificación olor
Comunicación entre células nerviosas
Virus primates
Apareamiento mariposas
Actividad retina
ADN dañado
Genoma virus gripe
Gorilas y herramientas
Fotoliasa
Enfermedades autoinmunológicas
Velocidad máxima animales