Biología

Cómo un bebé reconoce el olor de su madre

Kevin Franks y Jeffry Isaacson de la Escuela de Medicina de San Diego, en la Universidad de California, presentan un estudio según el cual este proceso se desarrolla básicamente de la misma manera que los sistemas visuales en desarrollo de los recién nacidos aprenden a reconocer el mundo. Durante un período crítico temprano, los "cables" de la "circuitería" olfatoria infantil se conectan a sí mismos como resultado de experimentar el olor materno.

En sus experimentos iniciales con cerebros de rata, los investigadores identificaron dos clases de receptores, los AMPA y los NMDA, como los componentes clave de la circuitería olfatoria que se crea a partir de tal adaptación olfativa temprana.

Tales receptores son proteínas empotradas en los "centros de recepción" de las neuronas, y son activados por señales químicas llamadas neurotransmisores (en este caso, el neurotransmisor glutamato). Alteraciones en los números relativos de tales receptores "sintonizan" las neuronas para ser más o menos susceptibles de ser activadas por neurotransmisores. Así, dichos cambios en las redes de neuronas pueden trazar las sendas neuronales preferidas que constituyen el aprendizaje.

Los investigadores encontraron en estudios de tejido de cerebro de rata que a medida que las ratas recién nacidas maduran, la fracción de receptores de NMDA tendía a disminuir en una región de procesamiento olfatorio del cerebro llamada tracto olfatorio lateral. Esta reducción tendía a activar las conexiones entre neuronas de la región.

Para explorar si la experiencia sensorial afectaba este proceso, los investigadores taparon un orificio nasal de ratas recién nacidas -privando así un hemisferio del cerebro de la rata de la entrada de los impulsos olfatorios. Esta técnica les permitió comparar, en el cerebro del mismo animal, cambios en el desarrollo olfatorio con y sin entrada de olor.

Los investigadores encontraron que durante un período crítico de unas pocas semanas después del nacimiento, el lado privado de estímulos olfatorios de los cerebros de los animales mostró un descenso en la actividad del receptor de NMDA en comparación con el lado no afectado. Esta reducción relativa de la actividad del receptor de NMDA provocó que las neuronas se volvieran más activas, ya que los receptores de AMPA convierten las neuronas al tipo en que son más funcionales y menos "silenciosas".

Los investigadores también encontraron evidencia de que los cambios en las neuronas olfatorias durante este período crítico tendían a hacer más prominente la experiencia olfatoria temprana de los animales, reduciendo la importancia de los olores experimentados en fases más tardías del desarrollo.


Más artículos
Procesamiento secuencias genómicas
Etiquetas ADN
Células madre piel
Vuelo colibrí
Mamífero venenoso
Muerte celular
Oir emitir sonidos
Fotosíntesis submarina
Caballo americano
Identificación olor
Comunicación entre células nerviosas
Virus primates
Apareamiento mariposas
Actividad retina
ADN dañado
Genoma virus gripe
Gorilas y herramientas
Fotoliasa
Enfermedades autoinmunológicas
Velocidad máxima animales