Biología

Descubren interruptor maestro en la muerte celular

El hallazgo ha sido hecho por investigadores del UTSMC (University of Texas Southwestern Medical Center) en Dallas.

Los científicos ahora están examinando tejido de pacientes con cáncer para tratar de determinar cómo las mutaciones en los genes de la enzima pueden estar relacionadas con el cáncer.

La vida y muerte de las células es una compleja avalancha de reacciones, controladas por unas cuantas moléculas que se sitúan en la cima de una pirámide bioquímica.

La enzima recientemente descubierta, a la cual los investigadores han llamado "Mule", destruye una molécula clave en la cima de la pirámide, y de este modo lidera la desintegración en cascada de la célula.

El descubrimiento de la Mule abre un completo campo de investigación para estudiar el papel de la enzima en la muerte normal de las células y en el cáncer. El hallazgo también puede conducir a un nuevo fármaco para combatir la formación de tumores.

El lado benéfico de la muerte celular, conocido como apoptosis, ocurre cuando ésta mata células en momentos oportunos, como es el caso, por ejemplo, cuando elimina el tejido entre los dedos de un embrión o da forma a un cerebro en desarrollo. Pero el lado más oscuro de este complejo proceso se manifiesta en los cánceres, al no morir las células cuando sí deberían hacerlo.

La clave para el hallazgo fue la interacción entre la enzima Mule y un actor principal en la muerte celular, la proteína Mcl-1. Si bien hay otras posibles rutas por las cuales una célula puede ir hacia la apoptosis, esta interacción sirve como uno de los "interruptores maestros" que controlan si estas otras vías son o no activadas.

Muerte celular
Los Drs. Xiaodong Wang -derecha-, y Qing Zhong (Foto: UTSMC)
Normalmente, la Mcl-1 mantiene vivas las células protegiéndolas contra la apoptosis. Para que una célula muera, la Mcl-1 tiene que ser inhabilitada. Es como un guardián.

Un organismo saludable necesita sólo la cantidad apropiada de Mcl-1. Una cantidad muy pequeña de Mcl-1 puede llevar a un sistema inmunológico dañado o inclusive a la muerte. Con demasiada cantidad, las células permanecen vivas cuando no deberían, llevando a cánceres como los linfomas.

Utilizando extractos de células humanas, los investigadores encontraron que la Mule originaba una proteína llamada ubiquitina que se unía a varios puntos de la Mcl-1. Cuando la ubiquitina se unía a una molécula, servía como una bandera para que dicha molécula fuera destruida. Tener demasiada Mule en una célula, implica que la Mcl-1 se degrade de manera severa.

La interacción entre Mule y Mcl-1 se podría manipular algún día para ayudar a pacientes con cáncer.


Más artículos
Procesamiento secuencias genómicas
Etiquetas ADN
Células madre piel
Vuelo colibrí
Mamífero venenoso
Muerte celular
Oir emitir sonidos
Fotosíntesis submarina
Caballo americano
Identificación olor
Comunicación entre células nerviosas
Virus primates
Apareamiento mariposas
Actividad retina
ADN dañado
Genoma virus gripe
Gorilas y herramientas
Fotoliasa
Enfermedades autoinmunológicas
Velocidad máxima animales