Biología

Etiquetas hechas de ADN

(NC&T) Un ordenador de la caja registradora de un supermercado puede identificar miles de artículos diferentes examinando el diminuto código de barras impreso en el envase. La nueva tecnología desarrollada en la Universidad de Cornell podría hacer igual de fácil la identificación de agentes patógenos, fármacos ilegales y otras sustancias químicas de interés, etiquetándolas por medio de sondas con un código de color, hechas con un ADN sintético en forma de árbol.

El grupo de investigación, encabezado por Dan Luo, profesor de ingeniería biológica en la citada universidad, ha creado un "nanocódigo de barras" que es fluorescente bajo luz ultravioleta en una combinación de colores que puede leerse con un escáner de ordenador u observarse con un microscopio de luz fluorescente.

Otros métodos de identificar moléculas biológicas que están actualmente disponibles o en desarrollo, involucran, en gran parte, instrumental de alto costo. El grupo de Cornell quería desarrollar algo que pudiera hacerse con un equipamiento barato, y ya disponible. Hace varios años, se crearon sondas consistentes en barras de metal a escala nanométrica, realmente grabadas con códigos de barras convencionales. Desde entonces, la mayoría de los dispositivos de etiquetado molecular han sido llamados "códigos de barras", aunque no exista ninguna barra en ellos.

Los investigadores han probado su sistema utilizando muestras que contienen varias combinaciones de bacterias de E. coli y de ántrax (carbunclo), así como la bacteria de la tularemia, y los virus del Ebola y el SARS, y han encontrado que con los códigos de colores pueden distinguir simultánea y claramente varios patógenos diferentes.

Etiquetas ADN
Sondas con diferentes combinaciones de moléculas de color producirán diferentes proporciones de intensidad de color que podrán ser leídas por un escáner de ordenador. (Foto: Copyright © Cornell University)
Los investigadores sostienen que pueden crearse hasta mil códigos distintos, usando sólo tres tintes fluorescentes.

Para amplificar las señales, los investigadores fijaron muchas sondas de ADN a la superficie de microcuentas de poliestireno de 5,5 micras (millonésimas de metro) de diámetro. Los resultados pueden leerse de varias maneras. En un método se emplea un citómetro de flujo y las muestras se mueven rápidamente frente a una ventana dónde una computadora lee los códigos de colores de las bolitas individuales. En otro, la muestra se extiende en una hoja de papel absorbente y puede observarse a simple vista. También es posible usar un procedimiento mediante el cual se puede observar directamente el color a través de un microscopio de luz fluorescente, lo cual es útil en situaciones donde la distribución geográfica de las moléculas marcadas es importante.

Los investigadores señalan que el sistema de detección por nanocódigo de barras no requiere una preparación compleja de la muestra y puede aplicarse a células vivas. La tecnología podría usarse en investigaciones del genoma, en el diagnóstico clínico, los controles antidoping, la supervisión medioambiental y la lucha contra el terrorismo biológico.


Más artículos
Procesamiento secuencias genómicas
Etiquetas ADN
Células madre piel
Vuelo colibrí
Mamífero venenoso
Muerte celular
Oir emitir sonidos
Fotosíntesis submarina
Caballo americano
Identificación olor
Comunicación entre células nerviosas
Virus primates
Apareamiento mariposas
Actividad retina
ADN dañado
Genoma virus gripe
Gorilas y herramientas
Fotoliasa
Enfermedades autoinmunológicas
Velocidad máxima animales