Biología

Identifican en las Baleares seis grandes comunidades de especies para la pesca de arrastre

(NC&T/Scientia Marina) Los resultados, publicados en el último número de la revista de investigación Scientia Marina, abren el camino para unas estrategias de pesca más modernas y completas.

"No basta con controlar las poblaciones de las especies objetivo, sometidas a explotación, pues éstas no se distribuyen solas en el medio marino y, por tanto, su pesca puede afectar al ecosistema entero", señala Enric Massutí, investigador del Instituto Español de Oceanografía, para quien este enfoque científico de estudiar asociaciones de múltiples especies es cada vez más necesario.

Aunque en el Mediterráneo ya se habían hecho estudios ecosistémicos, son novedosos en las Islas Baleares. Allí, por primera vez el Centro Oceanográfico ha desarrollado una campaña de investigación con pescas experimentales para catalogar la biodiversidad de los fondos de arrastre de ese archipiélago, rastreando la estrecha plataforma continental y el talud que rodea las islas de Mallorca y Menorca.

La costa de las Baleares tiene unos fondos más rocosos que la costa mediterránea de la Península Ibérica y en ella predominan las algas rojas y especies como el salmonete de roca, frente a la variedad de fango más propia de la costa peninsular. En total, fueron 103 las especies comerciales halladas en esos fondos, entre ellas peces como la merluza y el besugo, moluscos cefalópodos como el pulpo y el calamar, y crustáceos como la cigala y la gamba. Pero no sólo se catalogaron las principales especies pesqueras, sino también las de menor importancia e incluso las no comerciales.

Todas ellas viven juntas en comunidades de especies que están relacionadas entre sí, que los investigadores agruparon en 6 grandes asociaciones correspondientes a diferentes intervalos de profundidad. "La profundidad es lo que más hace variar la distribución de la fauna marina", recuerda Enric Massutí, quien comprobó que al descender la cota de las capturas, el predominio de peces y cefalópodos fue dejando paso a especies de crustáceos entre los que destaca la gamba roja.

Esta investigación es un primer paso para una gestión de los recursos marinos de las Baleares basada en el complejo funcionamiento de los ecosistemas y no en los "simples evaluaciones" de las poblaciones pescadas. "Si pescas una especie, afectas al equilibrio con el resto, y se trata de saber cómo explotar ese equilibrio sin romperlo", advierte Massutí.

El siguiente paso para su grupo de investigación, una vez que han catalogado las especies de los fondos de arrastre de las Baleares, será elaborar modelos para estudiar el impacto de la pesca y otros factores sobre esos ecosistemas. El objetivo final es aplicar este nuevo enfoque científico, que se ha ido imponiendo en las últimas décadas, para desarrollar estrategias de explotación pesquera mejores y más sostenibles.


Más artículos
Orígen mamífieros
Vuelo mariposas
Migración celular
Fósiles historia
Moscas control remoto
Hierba biocombustible
Pesca arrastre Baleares
Tejido bactericida
Genes HOX
Extremos cromosoma telómero
Prueba colorimétrica proteínas
Vendas alta tecnología
Macacos Gibraltar
Captación nutrientes plantas
Hemoglobinas plantas
Cromosomas desiertos genéticos
Sonido sandías defectuosas
Cromosoma X
Genes bacterias
Bacteria E. Coli