Biología

La fiabilidad del registro fósil

(NC&T) El registro fósil ciertamente no es perfecto, pero ha pasado con éxito un examen crítico, según se deduce de los resultados de la investigación llevada a cabo por la paleontóloga Susan M. Kidwell, de la Universidad de Chicago, y presentados en la prestigiosa revista Science.

Aunque los fósiles de los espectaculares dinosaurios reciben casi siempre la mayor parte de la atención que los medios de comunicación y el público en general dedican a la paleontología, son demasiado escasos y remotos como para responder a las más importantes cuestiones acerca de la evolución de la vida en nuestro mundo. Por tal razón, durante décadas, los paleontólogos han buscado esas respuestas en modestas criaturas con concha o cobertura dura equiparable, desde erizos de mar a moluscos, debido a que su enorme abundancia por todo el planeta hace a sus fósiles un marcador de la historia de la vida mucho mejor que el que otras formas de vida podrían brindarnos.

Sin embargo, los paleontólogos han estado preocupados por la posibilidad de que algunos de esos fósiles se descompusieran mucho más deprisa que otros, de manera que los restos recolectados hoy en día pudiesen conducirnos a una visión tergiversada de las verdaderas proporciones de la vida del pasado, y por consiguiente hacer desembocar a los científicos en conclusiones equivocadas.

Para poner a prueba tal sospecha y tratar de resolver esta grave duda que ha gravitado sobre la comunidad científica desde hace tiempo, Kidwell analizó con el máximo cuidado el registro fósil de bivalvos marinos, un amplio grupo de mariscos que incluye ostras, mejillones y berberechos, entre otros muchos.

Fósiles historia
Fósiles de moluscos bivalvos (Foto: University of Chicago)
Realizó diversos análisis sobre cómo la composición de las conchas podría distorsionar el registro fósil de los bivalvos en los últimos 500 millones de años.

Su estudio ha descartado las predicciones que se barajaban desde hace mucho tiempo, de que las pautas en el registro fósil estarían dictadas por diferencias en la dureza de las conchas entre linajes evolutivos.

Las conchas pueden ser destrozadas por depredadores, desintegradas por ácidos y microbios en el sedimento donde estén enterradas, o disueltas por otras muchas causas. ¿Podrían las diferencias en el grado de resistencia ocasionar desequilibrios peligrosamente grandes en la configuración actual del registro fósil, que hicieran a éste poco fiable? Kidwell recopiló datos procedentes de la literatura científica, y confeccionó un exhaustivo inventario de la composición de conchas actuales y de las fósiles. Todas las conchas de bivalvos están compuestas de carbonato de calcio, el mismo material presente en las cáscaras de los huevos de ave. Pero en las conchas de bivalvos, dos formas minerales distintas de producción, y otras características variables en su estructura, ciertamente podían sugerir que sus diferencias en reactividad química podían conducir a distorsiones significativas del registro fósil.

Pese a todo, las investigaciones de Kidwell no han hallado prueba alguna de que la perdurabilidad sea un factor importante en la configuración del registro fósil. Parece ser, aunque ello no está aún lo bastante claro, que la ventaja que las conchas más duras tienen para lograr perdurar más tiempo que las de menor dureza, queda compensada por otras cualidades químicas que éstas últimas poseen. Sean cuales sean las causas primarias de este equilibrio, y los mecanismos a través de los cuales se opera este efecto compensatorio, lo cierto es que el resultado del estudio de la Dra. Kidwell constituye una buena noticia para biólogos especializados en la evolución y para paleontólogos.


Más artículos
Orígen mamífieros
Vuelo mariposas
Migración celular
Fósiles historia
Moscas control remoto
Hierba biocombustible
Pesca arrastre Baleares
Tejido bactericida
Genes HOX
Extremos cromosoma telómero
Prueba colorimétrica proteínas
Vendas alta tecnología
Macacos Gibraltar
Captación nutrientes plantas
Hemoglobinas plantas
Cromosomas desiertos genéticos
Sonido sandías defectuosas
Cromosoma X
Genes bacterias
Bacteria E. Coli