Biología

Un retrovirus infectó a primates en el pasado

(NC&T) Este virus apareció después de que los humanos se separaran del árbol genealógico de los primates. La infección pudo haber desempeñado un papel relevante en la evolución de simios tales como chimpancés y gorilas.

El estudio ha sido efectuado por especialistas en ciencias genómicas de la Universidad de Washington. Al examinar ciertas porciones del genoma conocidas como ADN redundante, los autores del estudio descubrieron muchas copias de una secuencia de genes en el genoma del chimpancé y en el del gorila, que no aparecen en ninguna parte del genoma humano. Los científicos tradujeron esa secuencia genómica a su correspondiente proteína, y descubrieron que era el remanente de un retrovirus, una clase de virus que copia su información genética dentro del genoma de su anfitrión. Los indicios sugieren que el "retroelemento" se originó a partir de un retrovirus externo que infectó activamente a los simios en el pasado.

Los retrovirus son tan nocivos genéticamente porque tienen un tremendo potencial para mezclar genes e interferir con su expresión. En el caso del que infectó a los simios, probablemente mató a una importante parte de la población, y causó errores génicos en los sobrevivientes. Dichas alteraciones posteriormente eliminaron a más individuos.

El virus habría afectado la línea germinal, es decir tanto espermatozoides como óvulos, permitiendo que dicha secuencia alterada se transmitiera a las generaciones siguientes. En aquellos animales en los que el virus se intercaló cerca o dentro de un gen, en partes del genoma vinculadas a funciones biológicas importantes, el virus tuvo un efecto incluso mayor.

No se sabe por qué el virus afectó únicamente a ancestros de gorilas, chimpancés, y a monos europeos, sin afectar a los ancestros de los humanos modernos o de los simios asiáticos como orangutanes y gibones. Quizá, a causa de la separación evolutiva que se produjo entre los ancestros de los humanos modernos y el resto de simios mucho tiempo antes de la plaga (se estima que la bifurcación se produjo hace entre cinco y siete millones de años), nuestros antepasados no fueron afectados. Durante ese periodo, nuestros ancestros vivieron presumiblemente en la misma área de África donde habitaban los grandes simios. Los simios africanos pudieron haber tenido una especial vulnerabilidad al virus, o bien los simios asiáticos y nuestros ancestros eran resistentes a él. Otra posibilidad es que algunos de los primeros humanos pudieran haber sido portadores del virus, pero que acabasen por extinguirse.


Más artículos
Elefantes imitación sonidos
Plantas leyes herencia
Estrógeno conducta sexual
Proteína fósil humana
Luz reloj biológico
Hierro plantas marinas
Transmisiones neuronales
Inteligencia aves
Biotecnología microbios
Olfato insectos
Genética alcoholismo
ADN pares bases
Molécula foto-protección plantas
Origen cerdos domésticos
Retrovirus primates
Origen veneno serpientes
Gusanos nematodos
Flotabilidad peces
Gran Extinción
Genes intestino humano