Biología

Creado un virus "obediente"

Un equipo internacional de investigadores de la Clínica Mayo ha sido el primero en idear un sistema eficaz que convierte el virus del sarampión en un producto terapéutico que busca y destruye células cancerosas, y sólo las de este tipo. Los resultados de la investigación han sido presentados en la publicación Nature Biotechnology.

Los investigadores se aprovecharon de la capacidad viral de atacar células y apoderarse de ellas, para redirigir el virus contra células enfermas en vez de contra las sanas. El trabajo fue efectuado en animales de laboratorio con implantes de dos clases de células humanas de cáncer: ovárico y linfoma. Aunque probablemente aún pasen años antes de su aplicación como terapia, el concepto se ha probado en ratones con tumores cancerígenos humanos, y esto es un paso esencial para ampliar y mejorar los tratamientos en gran variedad de cánceres en personas.

"Después de trabajar cerca de quince años en el concepto de los virus obedientes, apenas si podía creer que finalmente habíamos conseguido lo que hemos estado buscando tanto tiempo", reconoce Stephen Russell, investigador principal y director del programa de Medicina Molecular de la Clínica Mayo.

Es un procedimiento muy limpio, muy claramente orientado hacia el blanco. Los resultados demuestran que el equipo de la Clínica Mayo logró destruir con eficacia la capacidad del virus del sarampión de interactuar con sus dos receptores naturales. Y también muestran que se puede seleccionar a qué receptor nuevo apuntar enviando el virus tras él.

Usando técnicas de bioingeniería, el equipo reprogramó el virus del sarampión para buscar células cancerosas, de manera que el virus manipulado se una a ellas en lugar de a su receptor natural. Inventaron una "marca molecular", que unieron a estructuras del exterior del virus anti-cáncer. Esta marca es la innovación dominante del trabajo y centro del éxito de la investigación del equipo. Permite a los investigadores hacer crecer virus del sarampión redireccionados, en un peculiar "sustrato universal de células", al tiempo que conservan el componente viral necesario para detectar y destruir tumores. La producción en masa del virus redireccionado no era posible antes de esta innovación específica de la marca molecular, y la investigación en esta área estaba en un callejón sin salida.

Los virus naturales son parásitos celulares. Para reproducirse, necesitan unirse a un cofactor en la célula blanco, fusionar las membranas para entrar en la célula y después poner en acción la maquinaria celular. Cuando tienen éxito en hacer esto, ocurre una infección. Los virus son tan buenos en asumir el control de las células, que los investigadores han soñado largamente con explotar esta atracción específica que tienen hacia ciertas células para usarla como dispositivo autoguiado hacia el blanco, buscando y destruyendo células cancerígenas.

El virus del sarampión se convirtió en el foco de esta visión hace varios años, cuando, con gran sorpresa, se halló que la versión del sarampión usada internacionalmente para las vacunas tenía actividad anticancerígena natural.

Los investigadores sólo tenían una preocupación: que el virus del sarampión fuera demasiado promiscuo en su capacidad de infectar células cancerígenas y también células normales. Así que intentaron desarrollar un método por el que se pudiera redireccionar el virus para infectar solamente a las células cancerígenas. Y han tenido éxito.

El trabajo ha sido financiado por la Fundación de la Clínica de Mayo, la Fundación Harold W. Siebens, y el National Cancer Institute.


Más artículos
Experimentos animales
Número genes humanos
Nuevos microbios
Biodiversidad
Adhesivos autolimpiables
Murciélago vampiro
Teoría evolución especies
Fósiles dinosaurios
Hélice
Especies bacterias
Músculos insectos
Picaduras mosquitos
Cáncer mitocondrias
Evolución murciélagos
Reproducción hormigas
Análisis ADN
Plantas carnívoras mecanismo
Suicidio celular
Monos rhesus humanos
Virus obedientes