Biología

Los monos rhesus saben lo que vemos los humanos

El estudio ha sido llevado a cabo por los investigadores Jonathan Flombaum y Laurie Santos, ambos de la Universidad de Yale.

Trabajando con monos rhesus en semi-cautiverio en la Isla de Cayo Santiago en Puerto Rico, Flombaum y Santos organizaron un juego de competencia por comida. A cada mono se le acercaban dos competidores humanos. Cada uno tenía frutas en una plataforma a sus pies. En cada experimento, uno de los competidores podía ver al mono enfrente de él pero el otro no podía. Por ejemplo, en el Experimento 1, uno de los competidores estaba de espaldas al mono y el otro frente a él. Los monos en este experimento elegían de manera espontánea aproximarse y robar fruta únicamente al competidor que les daba la espalda.

En cinco experimentos más, los monos continuaron demostrando que preferían intentar robar a un individuo que no podía verlos, antes que a otro que sí podía. Robaban la comida del competidor que aún estando cara a cara con ellos, miraba a otra parte, en vez de robar al que sí les estaba mirando. También preferían robar al individuo con sus ojos tapados por una cartulina, y no al que tenía una cartulina igual tapándole la boca pero no los ojos.

Estos resultados no sólo revelan que los monos rhesus prefieren robar comida de un competidor que no puede verlos, sino también que saben perfectamente que al tener los ojos cerrados, tapados, o mirando a otra parte, uno es incapaz de verlos. Sin entrenamiento alguno, estos monos tuvieron la habilidad de imaginar con precisión la perspectiva visual de otros al intentar decidir a quién robar.

Monos rhesus humanos
La mirada de un mono rhesus (Foto: Cell)
En estudios previos, no se advirtió esta capacidad en monos rhesus y otros primates. Acostumbraban a fracasar en otros experimentos no competitivos que requerían determinar lo que otros individuos sabían o veían desde donde miraban. En uno de los casos más significativos, por ejemplo, los monos rhesus fueron incapaces de encontrar comida escondida cuando quien se la había ocultado miraba con insistencia en la dirección hacia donde se encontraba ésta. Estos resultados sugieren entonces que las situaciones de competencia pueden generar en los primates el desarrollo de sus habilidades mejor que un experimento que no involucra competencia propiamente dicha.

Estos últimos resultados sugieren además que los monos rhesus hacen mucho más que seguir la mirada de otros individuos, pueden también deducir lo que ven y saben, basándose tan sólo en su percepción de lo que los otros están mirando. Finalmente, estos resultados sirven de apoyo para el estudio de las bases neurales vinculadas a este tipo de razonamiento social, lo que será de gran utilidad para lograr una mejor comprensión neural de enfermedades como el autismo, en donde este tipo de razonamiento está mermado.


Más artículos
Experimentos animales
Número genes humanos
Nuevos microbios
Biodiversidad
Adhesivos autolimpiables
Murciélago vampiro
Teoría evolución especies
Fósiles dinosaurios
Hélice
Especies bacterias
Músculos insectos
Picaduras mosquitos
Cáncer mitocondrias
Evolución murciélagos
Reproducción hormigas
Análisis ADN
Plantas carnívoras mecanismo
Suicidio celular
Monos rhesus humanos
Virus obedientes