Astronomía

Se forman más estrellas de lo que se creía

(NC&T) Las emisiones H-alfa se dan sólo en la vecindad de estrellas muy pesadas. Se ha aceptado desde hace mucho tiempo que hay una proporción entre los nacimientos de estrellas ligeras y los de las pesadas. Se piensa que por cada "bebé H-alfa" hay 230 estrellas más ligeras con una masa demasiado baja como para que presenten emisiones H-alfa.

Sin embargo, las nuevas observaciones hacen esta teoría insostenible.

En los bordes de los discos galácticos (como el de la Vía Láctea) la radiación H-alfa cesa abruptamente. Debido a esto, durante mucho tiempo los astrónomos asumieron que no nacían estrellas en esta región. La explicación ofrecida fue que la materia gaseosa allí existente es demasiado escasa para que se concentre en esferas lo bastante densas como para formar estrellas.

Los nuevos datos de las observaciones hechas desde la órbita terrestre han revelado recientemente que sí hay estrellas formándose más allá del perímetro H-alfa. Estas estrellas son, sin excepción, tan ligeras que no emiten radiación H-alfa. Por lo tanto, la proporción de 230 estrellas ligeras por cada estrella pesada no se aplica a los bordes de las galaxias. Explicar esta observación ha sido un desafío para la comunidad astronómica.

Sin embargo, ahora Jan Pflamm-Altenburg y Pavel Kroupa del Instituto Argelander de Astronomía en la Universidad de Bonn, han dado con una solución, la cual, según ellos, es muy simple en su idea esencial. Las observaciones muestran que los nacimientos de estrellas no están distribuidos uniformemente a través de las galaxias, sino que se concentran en los cúmulos estelares, como por ejemplo el de Las Siete Hermanas (Las Pléyades) y la Nebulosa de Orión. Y sólo grandes cúmulos de alta masa producen estrellas pesadas, o sea el tipo de estrellas recién nacidas que pueden crear la emisión H-alfa. Pero estos cúmulos de estrellas pesadas sólo suelen darse en las regiones más internas del disco galáctico. Hacia los bordes, tienden a hacerse cada vez más raros. Las regiones externas tienden a su vez a contener cúmulos más pequeños en los cuales la formación de estrellas más ligeras es más frecuente.

La conclusión es que la proporción numérica de 230 a 1 es sólo válida para los centros de las galaxias. En los bordes de las galaxias, cada "bebé H-alfa" puede estar acompañado por mil o más estrellas ligeras. Por lo tanto, aquellos astrónomos que siempre usan el mismo factor para calcular las formaciones totales de estrellas a partir de sus lecturas H-alfa, subestiman el número de estrellas recién nacidas.




Más artículos
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Polvo cósmico del sistema solar
Estallido de rayos gamma
Redes de valles de Marte
Informe ISS
Noticias del espacio
Movimiento de cúmulos de galaxias
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Colisión de planetas
Colisiones de galaxias
Planetas del tamaño de la Tierra
Informe ISS
Noticias del espacio
Formación de nuestro sistema solar
Formación de estrrellas
Campo magnético de una galaxia
Informe ISS/STS-126
Noticias breves de astronáutica