Astronomía

El estallido de rayos gamma de marzo pasado alcanzó casi de lleno a la Tierra

(NC&T) El satélite Swift de la NASA detectó esa mañana la explosión, formalmente denominada GRB 080319B, y fue establecida claramente su posición en la constelación del Boyero (Bootes). Las observaciones del evento están dando a los astrónomos el más detallado retrato hasta la fecha de un estallido de rayos gamma.

Neil Gehrels, el investigador principal del Swift (de la NASA), Judith Racusin de la Universidad Estatal de Pensilvania y un equipo de casi cien investigadores aportaron datos procedentes de observaciones realizadas en distintas bandas del espectro. Estas observaciones comenzaron 30 minutos antes de la explosión y prosiguieron durante meses mientras duró su brillo remanente. El equipo ha llegado a la conclusión de que el extraordinario brillo del estallido apreciado desde la Tierra se debió en buena parte al hecho de que un chorro, con eyección de material a un 99,99995 por ciento de la velocidad de la luz, nos alcanzó casi de lleno.

En el mismo momento en que el Swift detectó el estallido, el instrumento ruso KONUS instalado en el satélite Wind de la NASA también detectó los rayos gamma y aportó datos cruciales de su estructura espectral. Una cámara robotizada, con óptica de gran campo, emplazada en Chile, y conocida como Pi of the Sky (Pi del Cielo), capturó simultáneamente la primera luz visible del estallido. El sistema es operado por instituciones polacas.

En los 15 segundos siguientes, la explosión brilló lo suficiente como para ser visible ante los ojos humanos en un cielo oscuro. Su brillo creció con rapidez y llegó hasta una magnitud de 5,3. Increíblemente, la estrella moribunda se encontraba a 7.500 millones años-luz de nosotros.

Estallido de rayos gamma
Dibujo artístico del estallido visible a ojo desnudo. (Foto: NASA/Swift/Mary Pat Hrybyk-Keith y John Jones)
Telescopios de todas partes del mundo ya estaban estudiando el brillo remanente de otro estallido cuando el GRB 080319B surgió a sólo 10 grados de distancia. TORTORA, una cámara fotográfica robótica con óptica de gran campo que opera en Chile con la colaboración de Rusia e Italia, también captó la luz temprana. El sistema de captura rápida de imágenes de TORTORA proporcionó la visión más detallada en luz visible asociada a la ráfaga inicial de la explosión de rayos gamma.

Las explosiones de rayos gamma son las más luminosas del universo. La mayoría se generan cuando las estrellas masivas agotan su combustible nuclear. Cuando el núcleo de una estrella se derrumba sobre sí mismo, se crea un agujero negro o una estrella de neutrones que, a través de procesos aún poco claros, expulsan poderosos chorros de gas. Estos chorros atraviesan a la estrella en proceso de colapso. Así, los chorros lanzados al espacio golpean al gas vertido previamente por la estrella y lo calientan. Eso genera el brillo remanente.

El equipo cree que el chorro dirigido hacia la Tierra contenía un componente ultrarrápido de apenas 0,4 grados de envergadura. Este componente residía dentro de un chorro un poco menos energético y unas 20 veces más ancho. Este chorro ancho es el que generalmente ve el Swift en otros estallidos.

Cada explosión de rayos gamma quizá contenga también un chorro estrecho interno, pero los astrónomos no los detectan debido a que no están enfocados directamente hacia nosotros. Tal alineación se produce por casualidad, sólo alrededor de una vez por década, así que el GRB 080319B fue una rara captura.




Más artículos
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Polvo cósmico del sistema solar
Estallido de rayos gamma
Redes de valles de Marte
Informe ISS
Noticias del espacio
Movimiento de cúmulos de galaxias
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Colisión de planetas
Colisiones de galaxias
Planetas del tamaño de la Tierra
Informe ISS
Noticias del espacio
Formación de nuestro sistema solar
Formación de estrrellas
Campo magnético de una galaxia
Informe ISS/STS-126
Noticias breves de astronáutica