Noticias de astronáutica
Astronomía

Noticias breves de astronáutica

(NC&T)*Interesada en obtener información sobre las interacciones dinámicas que se producen en el exterior del sistema solar, la NASA ha lanzado un satélite especializado para esta tarea. El llamado IBEX (Interstellar Boundary Explorer) despegó el 19 de octubre, a bordo de un cohete alado Pegasus-XL. Este último partió bajo el avión L-1011 de la compañía Orbital Sciences a las 16:51 UTC, desde el Kwajalein Atoll, en el océano Pacífico. Una vez en la dirección y altitud adecuadas, el cohete Pegasus fue soltado (17:47 UTC), y éste encendió consecutivamente sus motores. Unos 6 minutos y medio después, alcanzaba su órbita baja preliminar circular, a unos 200 km sobre la superficie terrestre. A continuación, se encendió el motor Star 27H unido al satélite, que lo llevó hasta una ruta elíptica de 200 por 320.000 km, liberándolo poco más tarde. El IBEX dispone de su propio sistema de propulsión, que se empleará para elevar su perigeo (distancia mínima a la Tierra) hasta los 7.000 km, y así prolongar su vida útil y alcanzar la trayectoria útil definitiva. Construido por Orbital sobre una plataforma Microstar, el IBEX pesó unos 462 kg al despegue. Se espera que esté listo para iniciar su trabajo científico unos 45 días después del lanzamiento. Controlado por el Goddard Space Flight Center y el Southwest Research Institute, su labor será utilizar sus sensores para detectar las partículas de alta velocidad procedentes y creadas en la región fronteriza entre el sistema solar y el medio interestelar. Allí, el viento solar choca contra el gas interestelar, formando una región que se ha constituido como una especie de escudo ante los peligrosos rayos cósmicos que de otro modo alcanzarían la Tierra. Esta interacción es de gran interés para los científicos, de modo que el IBEX tratará de levantar un mapa que nos muestre qué aspecto tiene la región. Más información en:

http://www.nasa.gov/ibex

*Las delicadas labores encaminadas a devolver al telescopio espacial Hubble a la normalidad empezaron con éxito. El fallo del sistema principal o "A", hace unos días, dejó al vehículo fuera de combate, sin capacidad de recopilar los resultados científicos y enviarlos a la Tierra. El telescopio dispone de un sistema "B" de reserva, pero no se había utilizado nunca, tras casi dos décadas en el espacio. Actuando de forma muy prudente, los ingenieros elaboraron un plan para transferir las funciones de uno a otro, y los esfuerzos parecen estar dando sus frutos. El sistema "B" estaba siendo puesto "en línea" paulatinamente, y la telemetría indicaba que todo avanzaba según lo esperado. La arquitectura informática del Hubble está obsoleta (utiliza un procesador 486), si bien lleva a cabo perfectamente su tarea. El ordenador volvió a gestionar datos y el telescopio fue sacado de su "modo seguro", con el primero controlando el vehículo. Los ingenieros tenían entonces que ir conectando el lado "B" de todos los módulos, hasta restaurar las funciones completamente. Las tareas de restauración sufrieron sin embargo un revés al detectarse dos anomalías que obligaron a suspender el proceso. Las cosas iban bien el 15 de octubre, cuando se conectaron durante un corto periodo de tiempo los instrumentos Advanced Camera for Surveys, Wide Field Planetary Camera 2, y Near Infrared Camera and Multi-Object Spectrometer. Los ingenieros comprobaron que todos ellos se comunicaban bien con el nuevo módulo "B" de control y gestión de datos, y después los devolvieron a su estado "durmiente". Pero el día 16, tras su reactivación para iniciar el camino hacia su puesta en servicio, la Advanced Camera for Surveys dejó de funcionar al detectarse la no puesta en marcha de una de las fuentes de alimentación de bajo voltaje. Casi paralelamente, se encontró otra anomalía en el sistema de control de datos de los instrumentos científicos, que está siendo investigada, pero que podría estar relacionada con algún problema en el sistema CPM-B. Este, recordemos, no había sido usado desde el lanzamiento. Si no es plenamente utilizable, los ingenieros podrían verse obligados a una estrategia híbrida: utilizar simultáneamente partes de los sistemas de control "A" y "B". Con la esperanza de que todo se resuelva de forma satisfactoria, el Hubble retomará pronto sus observaciones astronómicas, a la espera de que los astronautas de la misión STS-125 lleguen hasta él a partir de febrero de 2009. Además de las tareas de mantenimiento ya previstas, se instalará un sistema modular A/B completamente nuevo, que está siendo probado en estos momentos en tierra. Si se retrasaran las pruebas, el despegue podría posponerse hasta mayo. Más información en:

http://hubblesite.org/command_and_data_computer_glitch/

*El telescopio espacial Fermi de la NASA (el GLAST), ha descubierto un púlsar de 10.000 años de edad, el núcleo desnudo y colapsado de una estrella que explotó como supernova, que pulsa en la gama de los rayos gamma. La citada estrella de neutrones se halla a 4.600 años-luz de distancia y se encuentra en el interior del resto de supernova conocido como CTA 1. Girando sobre su eje a gran velocidad, lanza su rayo, como lo haría un faro, en nuestra dirección una vez cada 317 milisegundos. La emisión es 1.000 veces más potente que la energía de nuestro sol. Hasta la fecha, los astrónomos han catalogado unos 1.800 púlsares, algunos bastante extremos. La mayoría se descubrieron gracias a sus pulsos en la banda de las ondas de radio, pero algunos han mostrado también emisiones de rayos-X y ópticas. La fuente de CTA 1 es la primera que pulsa en energías de los rayos gamma. Probablemente también emite ondas de radio, pero éstas no se cruzan con la posición de la Tierra, y por eso no han sido detectadas. En cambio, sus rayos gamma cubren una mayor superficie. Mientras, el telescopio Fermi sigue observando el cielo, cubriéndolo completamente una vez cada tres horas. Los científicos creen que el púlsar descubierto es sólo el primero de muchos que aparecerán en el futuro. Más información en:

http://www.nasa.gov/fermi

*Los científicos de la Agencia Espacial Europea están utilizando a su sonda Venus Express, situada alrededor de nuestro planeta vecino, para observar a nuestro planeta y obtener de él información que sugiera si es o no habitable. El ejercicio servirá para diseñar mejor los instrumentos que en el futuro utilizaremos para investigar otros planetas y para determinar si son capaces de albergar vida. La Venus Express usó su espectrómetro VIRTIS enfocándolo hacia la Tierra poco después de su lanzamiento, en noviembre de 2005. Desde entonces, y siempre que se ha hallado en una buena posición relativa, se han obtenido imágenes (unas 40 hasta la fecha) de ella. Dado que éstas cubren tanto la región del visible como la del infrarrojo cercano, pueden utilizarse para obtener espectros que a su vez nos informarán de las moléculas que se hallan en la atmósfera terrestre. Hay que tener en cuenta que la Tierra sólo es un punto, un píxel, en la imagen obtenida por el VIRTIS, y a pesar de ello se ha podido identificar la presencia de, por ejemplo, agua y oxígeno. Una situación similar ocurrirá cuando nuestros futuros telescopios empiecen a detectar planetas extrasolares de tamaño terrestre. En este sentido, las observaciones del VIRTIS son un buen campo de entrenamiento para los científicos. Lo que ocurre es que el oxígeno y el agua no implican inmediatamente la presencia de vida (Venus también los posee), así que los científicos quieren detectar señales más sutiles, como las que emiten las plantas fotosintéticas (que son brillantes en el infrarrojo cercano). Más información en:

http://www.esa.int/esaCP/SEMUOW4N0MF_index_0.html

*La sonda Cassini efectuó el 9 de octubre un espectacular sobrevuelo en las cercanías de la luna Encelado de Saturno. El vehículo pasó a sólo 25 kilómetros de su superficie, intentando obtener mayor información sobre el chorro de partículas de agua que surge de uno de sus hemisferios. Recordemos que el satélite posee una costra helada, y que debajo de ella podría existir agua líquida. Dado que se han detectado algunas señales de materiales orgánicos, los científicos quieren saber más sobre si este pequeño mundo podría ser habitable para la vida. El 11 de agosto, la Cassini ya sobrevoló Encelado, y utilizó sus cámaras para mostrar el géiser de agua helada que emite hacia el espacio. El 9 de octubre, la sonda, que se dio literalmente una "ducha", dio prioridad a otros instrumentos, diseñados para analizar las partículas y los gases y averiguar su composición exacta. Según las últimas noticias, el sobrevuelo se desarrolló perfectamente, y los científicos ya están examinando los más de 1.500 espectros obtenidos. El próximo 31 de octubre, la Cassini efectuará otro sobrevuelo, pero esta vez a 196 kilómetros de distancia, para fotografiar las estructuras y grietas que dejan pasar el chorro de gases hacia el espacio, en la región polar sur. Más información en:

http://saturn.jpl.nasa.gov/home/index.cfm




  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Polvo cósmico del sistema solar
Estallido de rayos gamma
Redes de valles de Marte
Informe ISS
Noticias del espacio
Movimiento de cúmulos de galaxias
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Colisión de planetas
Colisiones de galaxias
Planetas del tamaño de la Tierra
Informe ISS
Noticias del espacio
Formación de nuestro sistema solar
Formación de estrrellas
Campo magnético de una galaxia
Informe ISS/STS-126
Noticias breves de astronáutica