Astronomía

Estudiando antiguas y lejanas galaxias

(NC&T) El equipo está formado por científicos del Instituto Carnegie, el Observatorio UCO/Lick en la Universidad de California en Santa Cruz, y el Observatorio de Leiden.

Las dos galaxias aparecen en las fotos tal como eran 700 millones de años después del Big Bang, o sea, el cinco por ciento de la edad actual del universo. Ambas pertenecen a una pequeña muestra de galaxias de similar antigüedad descubiertas hace dos años. El déficit relativo de fuentes luminosas tan lejanas indica que en este período tan temprano fue cuando las galaxias se estaban empezando a formar, a partir de un número muy pequeño de estrellas, hasta llegar, con el paso del tiempo, a las galaxias masivas que los astrónomos ven en épocas posteriores (o sea, a distancias menores).

Debido a que existen tan pocas de estas galaxias arcaicas y distantes, verificar su existencia y medir sus propiedades es de gran importancia. Las nuevas observaciones en el infrarrojo medio del satélite astronómico Spitzer han demostrado ser esenciales para los investigadores ya que estos análisis no eran posibles utilizando exclusivamente los datos del Hubble. Aunque los astrónomos habían observado antes galaxias lejanas, éstas son las más distantes para las que han sido calculadas sus características físicas detalladas.
Antiguas galaxias
Esquema de la evolución del Universo. (Foto: Ivo Labbé)
Las dos galaxias tenían entre 50 y 300 millones de años de antigüedad, bebés de acuerdo con los estándares galácticos, y pesaban aproximadamente cien veces menos que nuestra madura Vía Láctea. Las edades y masas indican por tanto que ya existían desde antes, alrededor de 500 ó 600 millones de años después del Big Bang. Esas dos galaxias podrían estar entre los primeros sistemas galácticos formados en el universo, poco después de las primeras estrellas. Los estudios futuros podrían revelar galaxias luminosas en épocas aún más remotas que las determinadas en este estudio.

Los primeros 500 millones de años después del Big Bang constituyen un periodo al que los astrónomos se refieren como "Las Eras Oscuras", porque el universo estaba lleno con nubes de gas hidrógeno neutro que ocultó a las galaxias de nuestra vista. Los astrónomos barajan la hipótesis de que las galaxias recién formadas empezaron a emitir suficiente radiación para vencer la niebla cósmica, transformando el universo, primero en una nube de plasma, y posteriormente en el estado transparente actual.

El equipo investigó si la formación de estrellas en las galaxias podría haber sido responsable de despejar esa niebla, pero sus cálculos sugieren que las dos galaxias analizadas en este estudio eran demasiado pequeñas y demasiado pocas. Probablemente existían muchas más galaxias en esas épocas tempranas, pero su resplandor es demasiado débil para que las podamos ver con los telescopios actuales.


Más artículos
Estrellas ricas en rubidio
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Evolución estelar
Antiguas galaxias
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Violencia cósmica
Cúmulo de galaxias
Informe ISS/STS-116
Noticias de astronáutica
Faros del Universo
Radiación cósmica
Informe ISS/STS-116
Noticias de astronáutica
Vía láctea
Reloj de rayos gamma
Detectores WIMPS
Campos magnéticos
Agujeros negros