Astronomía

Informe ISS

(NC&T) El lanzamiento de la nave de carga Progress M-58 (23P) se desarrolló normalmente. Se produjo a las 13:40 UTC del 23 de octubre, gracias a un cohete Soyuz-U, desde el cosmódromo de Baikonur. Alcanzó el espacio en apenas 10 minutos, tras lo cual abrió sus paneles solares y antenas, lista para su viaje de tres días hacia la estación espacial internacional. La nueva Progress transportaba 2,5 toneladas de comida, agua, combustible, oxígeno, aire, recambios y otros suministros.

El vehículo maniobraría en varias ocasiones para ajustar los parámetros de su órbita, que la llevaría hasta un encuentro con el complejo el jueves 26 de octubre, en el puerto delantero del módulo Zvezda. Su antecesora, la Progress M-57, continúa unida al puerto de atraque del módulo Pirs. Permanecerá allí hasta mediados de enero, suministrando oxígeno a la atmósfera de la estación mientras sea necesario, y también sirviendo como punto de almacenaje de basura y artículos inservibles. Luego será enviada a su destrucción sobre el océano Pacífico.

La nave M-58 llegó puntualmente a su puerto de atraque en la estación espacial internacional. Sin embargo, problemas en el enganche retrasaron durante dos órbitas, unas tres horas y media, la conexión definitiva entre ambos vehículos.

La cosmonave se aproximó de forma automática al complejo orbital, a la zona de acoplamiento delantera del módulo Zvezda, a las 14:29 UTC del 26 de octubre. No obstante, el centro de control en Rusia no detectó una unión perfecta. Según la telemetría, no estaba claro si una de sus cinco antenas del sistema de acoplamiento automático Kurs se había retraído como estaba previsto. En posición extendida, interferiría el enganche final y estanco, dificultándolo. Los técnicos estudiaron la situación durante los minutos siguientes, e incluso se instó a los astronautas a permanecer pendientes con el sistema alternativo TORU, de acoplamiento manual por control remoto. Pero el centro de control consiguió retraer lentamente la sonda de acoplamiento y finalmente los seguros entraron en posición, haciendo firme la unión. Quedaron aplazados algunos seguros más para el viernes, cuando hubiera de nuevo visión directa entre la estación y el centro de control.

Informe ISS
El círculo indica la antena Kurs que no se plegó durante el acoplamiento. (Foto: NASA)
El retraso en la unión de la Progress ocasionó algunos problemas a bordo de la ISS. Durante este tipo de maniobras se permite al complejo que derive libremente, para evitar que cualquier perturbación active los sistemas de orientación y se ocasione un movimiento que afecte al vehículo recién llegado. El mantenimiento de esta configuración durante más tiempo del previsto ocasionó una menor iluminación de los paneles solares, que produjeron menos electricidad. Por eso, la tripulación desconectó algunos sistemas no esenciales, intentando reducir el consumo. Una vez la Progress quedó firmemente anclada a su puerto de atraque, se reactivó el sistema de orientación automático y todo volvió a la normalidad.

La telemetría ha confirmado que sus dificultades durante el acoplamiento se debieron a que la antena Kurs 2AO no llegó a plegarse. Con el acoplamiento finalmente conseguido, la tripulación abrió las escotillas y tomó muestras de aire del interior de la Progress, antes de desactivar sus sistemas. Luego se desmontó el mecanismo de acoplamiento, dejando el paso libre para acceder al interior de la cosmonave, y se conectó a esta última a los sistemas del módulo Zvezda. De esta forma, podrán utilizarse sus motores de orientación para colaborar en el gobierno del complejo orbital.

La descarga de artículos se inició poco después. Se trata de un proceso lento porque requiere actualizar el inventario de a bordo, de manera que se sepa siempre qué hay disponible y dónde está cada cosa. Se empezó, naturalmente, por el material más prioritario, como comida fresca, documentación reciente y recambios para el sistema de generación de oxígeno Elektron, cuya reparación empezará el 30 de octubre.

Desde la Tierra, el centro de control de Moscú probó de forma remota el funcionamiento de los motores de la Progress. Se hicieron dos ensayos de 20 segundos de duración, a través de circuitos diferentes, confirmando su buen estado.

Los técnicos han detectado otra anomalía en los sistemas de la ISS. En concreto en el de comunicaciones en banda S, que sufre cortes ocasionales en uno de sus dos canales redundantes. A través de ellos se envían órdenes y voz. El canal 1, el afectado, fue revisado hace unos días, y reactivado, pero los problemas continúan. Mientras tanto, se sigue utilizando el canal 2, que no parece afectado.

Otras tareas de la tripulación han sido la medición de los niveles de ruido a bordo, en los diversos módulos, y la instalación de varios cables en el segmento ruso. Reiter ha continuado con sus experimentos de crecimiento vegetal, y López-Alegría hizo uno sobre el sueño.

Los astronautas han empezado a pensar en el paseo espacial que llevarán a cabo el 22 de noviembre. Tyurin y López-Alegría usarán los trajes rusos Orlan para salir al exterior a través del módulo Pirs. Recogerán y reemplazarán varios experimentos científicos, y Tyurin también golpeará una pelota de golf según un acuerdo comercial.


Más artículos
Asteroides y meteoritos
HAT-P-1
Informe ISS
MetOp en el espacio
Noticias de astronáutica
Planetas más calientes
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Mapa de galaxias
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Interior de un cuásar
Nacimiento del Sol
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Enana marrón
Planetas extrasolares
Hielo en la Luna
Informe ISS
Noticias de astronáutica