Astronomía

Informe ISS

(NC&T) Durante los últimos días, los astronautas repartieron su tiempo realizando algunos experimentos científicos, trabajando en el generador de oxígeno Elektron, que está estropeado, y almacenando basura y otros materiales no deseados en el interior de la cosmonave Progress que abandonará pronto el complejo.

La semana ha sido también importante para Krikalev pues, durante su actual sexto viaje espacial, ha ascendido al segundo puesto del escalafón mundial en cuanto a tiempo transcurrido en el espacio. El ruso ha superado a Valery Polyakov, y espera en agosto sobrepasar también a Sergei Avdeyev, quien, con 747 días, es el ser humano que más días ha vivido y trabajado en la órbita terrestre.

Siguiendo instrucciones enviadas desde tierra, Krikalev ha cambiado un componente del generador de oxígeno Elektron, con el objetivo de restaurar su uso dentro de un par de semanas. Antes de que ello sea posible, el astronauta deberá instalar nuevos filtros que aún tienen que llegar a bordo de la próxima nave Progress. Hasta entonces, la tripulación sigue utilizando dos cartuchos diarios para generar el oxígeno necesario que mantenga la presión de la atmósfera del complejo. Existen decenas de estos cartuchos almacenados a bordo, y más aún llegarán en la Progress que se acoplará a la ISS el 18 de junio.

Para que pueda unirse al módulo Zvezda, su compañera, la M52, deberá abandonar su actual puerto de atraque. Antes de que ello se produzca, los astronautas llenarán su zona presurizada con todo aquello que ya no les sirva y que pueda destruirse durante la reentrada atmosférica. Su sucesora, la Progress M53 (353) despegará desde Baikonur, a bordo de un cohete Soyuz, el próximo 16 de junio (23:19 UTC). La agencia espacial rusa tiene previstas otras misiones Progress para el 24 de agosto (M54) y el 21 de diciembre (M55).

Krikalev ISS
Krikalev avanza hacia el primer puesto del ránking mundial de estancia orbital. (Foto: NASA)
Además del ATV europeo, las Progress continuarán siendo un sistema fundamental de transporte de carga hacia la estación espacial, al menos durante el futuro cercano. Sin embargo, Rusia, que no tiene intención de abandonar la ISS cuando la NASA decida dirigir sus ojos hacia la Luna y Marte, y que deberá de ocuparse de casi todo su mantenimiento, ya está pensando en un vehículo de nueva generación más grande y capaz. Así, mientras que el envío de los cosmonautas podría efectuarse mediante naves Kliper (cuyo desarrollo podría ser apoyado por Europa), la carga podría volar a bordo de un nuevo sistema automático llamado Parom, cuya principal característica será su reutilización. El Parom permanecerá en órbita y su función será esperar la llegada de la carga desde la Tierra y su traslado hasta la órbita de la estación, tantas veces como sea posible. La carga podrá volar a bordo de cualquier cohete y sólo necesitará un sistema de atraque para que el Parom la capture. Si puede permitírselo, Rusia también pretende enviar un módulo científico a la estación en 2007, así como otro dedicado a la generación eléctrica, aunque éste estará listo más tarde.


Más artículos
Crecimiento agujeros negros
Misión Swift
Informe ISS
Breves astronáutica
Órbitas excéntricas
Miniagujeros negros
Agujeros negros calor
Informe ISS
Breves astronáutica
Polo Marte
Constante Estructura Fina
Nebulosa solar
Informe ISS
Astronaútica
Charles Conrad
Vida Tierra Marte
Krikalev ISS
Breves astronaútica
Planeta extrasolar
Informe ISS