Astronomía

Noticias breves de astronáutica

(NC&T) *El lanzamiento exitoso del cohete de pruebas Prospector-6, el pasado 21 de mayo, abre las puertas para que esta colaboración entre la empresa Garvey Spacecraft Corporation y la California State University acabe proporcionando a la industria un nuevo vector espacial. El ensayo, realizado en el desierto de Mojave, pretendía probar el sistema de propulsión del que será un pequeño lanzador de dos etapas, semi-reutilizable, pensado para colocar en órbita cargas muy poco pesadas (nanosatélites), de hasta 10 kg. El P6 se elevó hasta unos 900 metros de altitud, con sólo la primera etapa activa. El vehículo fue posteriormente recuperado en buen estado, tras su descenso en paracaídas.

*Otro cohete, éste mucho más cercano a su fecha de lanzamiento, ha realizado recientemente una prueba que lo deja listo para ese momento crucial. El Falcon-1, construido por la empresa americana Space Exploration Technologies Corp. (SpaceX), activó su motor principal en un ensayo estático de tres segundos el pasado 27 de mayo, mientras permanecía en su rampa de lanzamiento SLC-3W de la base de Vandenberg, en California. Los ingenieros simularon la cuenta atrás por completo, y activaron el motor Merlin mientras el vehículo permanecía anclado en el suelo. Se espera que la USAF dé permiso a la compañía para el despegue definitivo, que servirá para colocar en órbita a una carga experimental militar (TacSat-1). Ello no ocurrirá, sin embargo, antes de la partida del último cohete Titan-IV desde la costa oeste estadounidense, actualmente prevista para julio.

*Precisamente ahora que su futuro peligra por falta de fondos que permitan continuar su seguimiento, la sonda Voyager-1 ha enviado señales desde más allá de la órbita de Plutón indicando que podría haber alcanzado la última región previa a la salida del Sistema Solar. Los instrumentos aún activos del vehículo señalan que en esta zona la influencia del Sol acaba y el viento solar se estrella contra el débil gas interestelar, deteniendo su carrera hacia el exterior. La Voyager-1 utiliza sus magnetómetros para estudiar el entorno que la rodea, así como otros instrumentos, que miden partículas cargadas. La nave ha permanecido activa durante 27 años, y podría seguir haciéndolo hasta el 2020, cuando la electricidad proporcionada por su generador de radioisótopos se reduzca más allá de lo aprovechable por los sistemas. Más información en:

*La primera nave espacial equipada con una vela solar operativa, la Cosmos-1, parece por fin lista para su lanzamiento. El vehículo finalizó ya el período de comprobaciones en tierra y ha sido enviada de las instalaciones de la empresa Lavochkin, en Moscú, hasta Severomorsk, donde será instalada sobre un misil Volna. La ventana de lanzamiento se abre el 21 de junio. En ese momento, si todo va bien, el misil partirá desde el interior de un submarino ruso en dirección a la órbita (800 km, casi polar). Patrocinada por la Planetary Society y los Cosmos Studios, la Cosmos-1 desplegará su vela solar en un intento de llevar a cabo el primer vuelo controlado por uno de estos sistemas. Una vez en órbita, pasará varios días comprobando sus sistemas y dejando que se disipe el aire remanente en su vela antes del despliegue. Una vez abiertas sus ocho secciones, la vela utilizará la presión de los fotones solares como método de propulsión para acelerar y modificar su órbita. Otras agencias han desarrollado velas solares antes pero ninguna ha intentado utilizarlas para propulsar una nave y controlar su vuelo. Cuando esta misión primaria se complete, podrían ensayarse otros experimentos, como el envío de un rayo de microondas hacia la vela solar, procedente de la Tierra. El vehículo será visible a ojo desnudo desde la superficie terrestre. Más información en:

*Las compañías ELV y EADS Astrium España firmaron recientemente su primer contrato en relación al nuevo lanzador europeo VEGA de la ESA. Dicho contrato cubre el desarrollo y producción de dos modelos de pruebas y uno de vuelo de las estructuras AVUM y entre etapas 3/4, por una cantidad de 5,2 millones de Euros. El lanzador VEGA será el vehículo más pequeño de la familia de lanzadores europeos, dando servicio a satélites con un peso de entre una y dos toneladas. EADS Astrium España forma parte del grupo de empresas desarrolladoras e integradoras del producto del programa VEGA. Por un lado, se encargará del desarrollo y producción de la unidad electrónica multifuncional de control MFU, así como de la integración y pruebas del módulo de aviónica del AVUM y su sistema de distribución de potencia. Por otro, será responsable del desarrollo y producción de la estructura de la cuarta etapa o AVUM, así como la estructura de transición entre las etapas 3 y 4. La estructura denominada AVUM (Attitude Vernier Upper Module), es la encargada de alojar los equipos y unidades electrónicas que controlan el funcionamiento del lanzador durante el despegue. En la parte superior de esta estructura se integra el adaptador de carga útil que sujeta los satélites. Por la parte inferior, se une con la estructura de transición de las etapas 3 y 4, a través del anillo que contiene el sistema pirotécnico de separación. El lanzador VEGA tendrá una altura de unos 30 metros y un peso al despegue de aproximadamente 137 toneladas. Su primer vuelo está previsto para el final del año 2007.

*Con un pequeño retraso respecto al horario previsto inicialmente, el transbordador Discovery se halla de nuevo en el interior del edificio de ensamblaje de vehículos. Allí recibirá en unos días un nuevo juego de aceleradores sólidos y un nuevo tanque externo, equipado con las últimas modificaciones para tratar de reducir cualquier incidencia que pueda poner en peligro la misión. El Discovery entró en el VAB el día 26 de mayo, después de 10 horas de viaje desde la rampa de lanzamiento 39B. Tras la retirada de los elementos antiguos (31 de mayo), el Discovery será unido al tanque externo ET-121 el 7 de junio. Este último tenía que utilizarse originalmente con el transbordador Atlantis. Los ingenieros han instalado en él sensores de temperatura y acelerómetros para medir las vibraciones a las que será expuesto durante el despegue, así como un sistema calentador que evitará la formación de hielo en zonas particulares. A mediados de junio, el Discovery volverá a la rampa 39B. Unos días más tarde, recibirá su carga útil (el módulo Raffaello), dejándolo todo listo para un lanzamiento del 13 al 31 de julio.


Más artículos
Crecimiento agujeros negros
Misión Swift
Informe ISS
Breves astronáutica
Órbitas excéntricas
Miniagujeros negros
Agujeros negros calor
Informe ISS
Breves astronáutica
Polo Marte
Constante Estructura Fina
Nebulosa solar
Informe ISS
Astronaútica
Charles Conrad
Vida Tierra Marte
Krikalev ISS
Breves astronaútica
Planeta extrasolar
Informe ISS