Astronomía

Matices en la escala de riesgo de impacto de asteroides

(NC&T) La escala de Turín, un sistema de evaluación de riesgo similar a la de Richter usada para los terremotos, se adoptó por decisión de un grupo de trabajo de la Unión Astronómica Internacional (IAU) hace seis años en una reunión en Turín, Italia. En la escala, cero significa ninguna oportunidad de colisión, mientras que 10 significa una catástrofe global.

La idea era crear un sistema simple para informar de manera clara y consistente acerca de objetos cercanos a la Tierra (NEOs). En los últimos tiempos, sin embargo, se ha advertido que la escala original de Turín propicia temores infundados en el público, el efecto opuesto de lo que se quería lograr al preparar este sistema. Por eso se ha revisado la escala.

Para un NEO recién descubierto, la escala revisada sigue asignando el riesgo de impacto desde 0 hasta 10, y los cálculos que determinan el nivel de riesgo son exactamente los mismos. La diferencia es que la redacción de la descripción para cada categoría describe ahora mejor la atención o nivel de respuesta que merece la amenaza, evitando términos susceptibles de ser malinterpretados por el ciudadano.

Igual de importante en las revisiones es el énfasis sobre cómo con el rastreo continuado de un objeto casi siempre es probable reducir el nivel de riesgo a 0, una vez que se hayan obtenidos datos suficientes. El proceso general de clasificar los riesgos generados por un NEO es análogo a los de previsión de huracanes. La predicción de la trayectoria de la tormenta se va actualizando a medida que se acumulan más datos del seguimiento.

Choques asteroides
Nueva escala de Turín (Foto: MIT)
El nivel más alto de la escala de Turín asignado a un asteroide fue el otorgado el 4 de diciembre pasado, y se tradujo en un 2 por ciento de probabilidades de impacto con la Tierra en el 2029. Después de un extenso rastreo de la órbita del asteroide, fue reclasificado como de nivel 0, es decir, ninguna oportunidad de colisión.

Se trata, en definitiva, de que la sociedad esté más familiarizada con la escala. De igual modo que casi nadie se preocupa por un terremoto de magnitud 3, también hay poca causa de alarma social por un NEO con bajos valores en la escala de Turín. Un objeto debe alcanzar el nivel 8 de dicha escala antes de que se empiece a tener la certeza de una colisión capaz de causar algún grado de destrucción en la zona del impacto.

La escala de Turín se desarrolló porque los astrónomos están localizando más y más NEOs gracias a proyectos como por ejemplo el de Investigación de Asteroides Cercanos a la Tierra, del Laboratorio Lincoln del MIT. No hay ningún aumento en el número de asteroides ni en la frecuencia con que se aproximan a nuestro planeta. Lo que ha cambiado es nuestra percepción de ellos. Los astrónomos debatieron en su momento si debían mantener secretas las colisiones potenciales con NEOs o ser del todo transparentes con la información y las estimaciones. Se decidió sin reservas adoptar esta última política.

Las revisiones han sido hechas a partir de consultas con astrónomos de todo el mundo, a lo largo de casi un año.

Las probabilidades de que un cuerpo impacte contra la Tierra y desencadene una gran catástrofe son muy pocas. Pero la posibilidad existe. La observación sistemática es la mejor medida para prevenir un desastre de este tipo.


Más artículos
Energía oscura
Localizado cúmulo galaxias
Robot explorador vida
Misión Soyuz TMA-6
Misión espacial DART
Breves astronaútica
ISS Soyuz
Breves Astronáutica
Expansión acelerada universo
Choques asteroides
Informe ISS
Breves astronáutica
Mayor cúmulo estrellas
Informe ISS
Informe MER
Breves Astronáutica
Encelado Saturno
Estrellas binarias
Historia ciencia varios
Estrella creación Tierra