Aqueología y paleontología

Hallazgo arqueológico de una imponente estatua neohitita en Turquía

(NCYT) El descubrimiento también incluye una gran base de columna semicircular, decorada de modo muy ornamentado en un lado. Ambas piezas forman parte del complejo de una puerta monumental que daba acceso a la ciudadela de Kunulua, capital del reino neohitita de Patina (aproximadamente entre los años 1000 y 738 a.C.).

Tal como subraya el arqueólogo Tim Harrison, director del Proyecto Arqueológico de Tayinat y profesor de Arqueología del Oriente Próximo en la Universidad de Toronto, Canadá, estas esculturas recién descubiertas en la zona de Tayinat ilustran la vívida tradición escultórica local neohitita. Constituyen una muestra valiosa del carácter innovador y la sofisticación de las culturas de la Edad del Hierro que surgieron en el Mediterráneo oriental después del ocaso de los imperios de la Edad del Bronce a finales del segundo milenio a.C.

La escultura, intacta desde la cabeza hasta justo por encima de la cintura, tiene una altura de cerca de 1,5 metros, lo cual sugiere que su longitud total era de 3,5 a 4 metros. El rostro de la figura tiene barba y unos ojos muy bien conservados, hechos de piedra blanca y negra. El cabello presenta una elaborada serie de rizos. Sus brazos se extienden hacia delante desde los codos, ambos con brazaletes decorados con cabezas de león. La mano derecha de la figura sostiene una lanza, y en la izquierda hay una espiga de trigo. Una larga inscripción jeroglífica luvia habla de los logros del rey Suppiluliuma.

Estatua neohitita
La escultura descubierta. (Foto: Jennifer Jackson)