Pterosaurio cazador 
Arqueología

Un tipo de pterosaurio quizás cazaba más a pie que volando


(NC&T) Los pterosaurios vivieron en la era de los dinosaurios, en el intervalo de entre 230 y 65 millones de años atrás. Un nuevo estudio realizado por investigadores en la Universidad de Portsmouth, sobre un tipo en particular de pterosaurio, el de los azdárquidos, encontró que estos probablemente tendían más a acechar a sus presas a pie, que volando.

Hasta ahora, los paleontólogos habían imaginado que virtualmente todos los pterosaurios vivían de manera similar a las aves depredadoras marítimas modernas, como las gaviotas o los pelícanos, que vuelan sobre la superficie de lagos y océanos atrapando los peces que se aventuran a nadar cerca de la superficie. Pero un estudio de la anatomía de los azdárquidos, sus huellas y la distribución de los fósiles, realizado por Mark Witton y Darren Naish, muestra que este estereotipo no es aplicable a todos los reptiles voladores, y que algunos estaban plenamente adaptados a la vida terrestre.

Caminando, los azdárquidos probablemente fueran mejores que cualquier otra especie de pterosaurio, porque tenían largas extremidades y cráneos bien equipados para atrapar pequeños animales y otros alimentos ubicados en el suelo.

Los azdárquidos, denominados así por la palabra uzbeka que traducida significa "dragón", eran pterosaurios gigantes sin dientes. Incluyen a los pterosaurios más grandes de todos: con sus alas extendidas, algunos tenían desde la punta de un ala hasta la de la otra una envergadura que superaba los diez metros, y los más grandes eran tan altos como una jirafa.

Pterosaurio cazador
Comparativa entre el animal descrito y un hombre. (Foto: Mark Witton)
Los azdárquidos pasaron a ser razonablemente bien conocidos en la década de 1970, pero el cómo vivieron sigue siendo un tema sujeto a debate. Descritos originalmente como carroñeros similares en sus hábitos a los buitres, se sugirió con posterioridad que eran cazadores adaptados a barrizales y zonas pantanosas, hurgando bajo la superficie con sus largos picos en busca de sus presas, y más tarde se sugirió que pasaban la mayor parte de su tiempo de caza volando sobre la superficie de las aguas, atrapando peces.

También se han sugerido otros estilos de vida. Bastantes de ellos resultan incompatibles entre sí, o por lo menos difíciles de encajar. Por eso, los autores del nuevo estudio se dedicaron a examinar cuidadosamente las evidencias teniendo esto en mente, y llegaron a la conclusión de que los azdárquidos eran rastreadores terrestres especializados. Todos los detalles de su anatomía, y el medio ambiente en el que se encuentran sus restos fósiles, demuestran que su estilo de vida cotidiano se basaba en deambular por tierra agachándose para atrapar presas.

Ya no existen animales como los azdárquidos, pero los análogos modernos más parecidos son las grandes aves que se alimentan en tierra, como por ejemplo las cigüeñas.




Más artículos
Asentamiento humano en América
Huellas de dinosaurio en la Península arábiga
Azufre en barcos
Clases de mamut lanudo
Eficacia de las puntas de flecha
Origen de ranas y salamandras
Pterosaurio cazador
Uso de Stonehenge como cementerio
Gran Cursus
Cambios climáticos drásticos
Historia de los nativos norteamericanos
Paso evolutivo de peces a animales terrestres
Tecnología de los neandertales británicos
Administración del antiguo Egipto
Mandíbula de homo erectus
Cerebros grandes en primates superiores
Color en plumas fósiles
Evolución de los peces planos
El ADN de un europeo paleolítico
Tejidos blandos de dinosaurios