Explosión cámbrica de vida
Arqueología

La explosión cámbrica de vida pudo deberse a la interacción entre especies

(NC&T) La causa de lo que se conoce como la "Explosión Cámbrica", un evento ocurrido durante el Período Cámbrico desde hace 542 millones de años hasta hace 490 millones, ha sido un misterio para los científicos durante muchos años. Las teorías sobre la causa del evento incluyen un incremento en la cantidad del oxígeno atmosférico, una recuperación después de una glaciación global, y cambios genéticos importantes en los animales precursores que permitieron el desarrollo de la simetría bilateral, las conchas duras, los huesos y la locomoción rápida.

Charles Marshall, profesor de Biología y Geología en la Universidad de Harvard, ha presentado su teoría alternativa. Según ésta, fue un incremento en las interacciones entre las especies, por ejemplo la depredación, lo que condujo a un proceso evolutivo, en algunos aspectos parecido a una carrera armamentística, del que fueron surgiendo rasgos como dientes, garras y otros muchos que vemos actualmente entre los animales de la Tierra.

La Explosión Cámbrica fue única, porque aunque ha habido extinciones en masa, como la de los dinosaurios, y recuperaciones, desde entonces nunca ha existido otro evento tan arrollador como el acaecido en los mares cámbricos hace 500 millones de años.

Antes de la Explosión Cámbrica, la vida en tierra firme era desconocida, y la vida en el mar estaba formada por criaturas multicelulares de cuerpos blandos, las cuales obtenían su alimento filtrando el agua a su alrededor, o se alimentaban de las alfombras bacterianas (densas colonias de bacterias) del fondo oceánico.

Explosión cámbrica de vida
Charles Marshall. (Foto: Matt Craig/Harvard News Office)
Los modelos informáticos acerca de las formas que tomarían las plantas bajo diferentes condiciones medioambientales proporcionaron a Marshall un indicio sobre lo que buscaba. Los modelos mostraron que pueden surgir vegetales con grandes diferencias unos de otros a partir de un antepasado común cuyos descendientes fueron sometidos a diferentes condiciones medioambientales.

Aplicando esa lección a los animales, Marshall empezó a buscar una fuerza medioambiental que pudiera haber impulsado un cambio tan drástico en los animales que poblaron los océanos antes del comienzo del Cámbrico. Marshall comprendió que esas criaturas no tenían órganos de interacción (ningún ojo, antena, mandíbula o garra), con todo lo que ello comporta, y empezó a pensar que la nueva fuerza que entró en escena fue la capacidad de los animales de interactuar entre sí.

Marshall no sabe qué disparó esa revolución, pero en un mundo poblado por lo que él describe como apetitosos "bistecs" reposando en el lecho del océano, pudo haber sido algo tan simple como la evolución de mandíbulas con proyecciones semejantes a dientes lo que permitió la primera mordedura del mundo y que se abrieran las puertas a esa Explosión Cámbrica de la vida.


  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Ciudad perdida de los micénicos
Anatolia no estuvo aislada
Balsas a vela que navegaron por el Pacífico
ADN humano anterior a la cultura Clovis
Un marsupial sudamericano
Huesos de antiguo lemur
Embestidas virtuales entre dinosaurios
Extinción del mamut lanudo
Oro más antiguo conocido de América
Ámbar opaco detalles sobre vida años atrás
Cangrejos con pinza
Pinturas al óleo antiguas
Emperador Augisto
Temperatura de la Tierra
Fecha de extinción de los dinosaurios
Reducción de nubes
Parentesco entre aves y dinosaurios
Fuentes de metano
Ecosistemas antiguos
Explosión cámbrica de vida