Arqueología

Descubren los esqueletos de primate mas antiguos

(NC&T) El estudio, realizado por investigadores de las universidades de Yale, Winnipeg, Stony Brook y Florida, dirigidos por Jonathan Bloch (un paleontólogo especializado en vertebrados, conservador del Museo de Historia Natural en la Universidad de Florida), reconstruye la base del árbol genealógico primate comparando esqueletos y especimenes fósiles que representan a más de 85 especies modernas y extintas.

En el estudio, una evaluación extensa de estructuras óseas aporta evidencias de que los plesiadapiformes, un grupo de mamíferos arcaicos que anteriormente se consideraban más relacionados con los lémures voladores, son de hecho los primates más primitivos. El equipo analizó 173 características de primates modernos con los esqueletos plesiadapiformes, para determinar su grado de parentesco evolutivo. La Tomografía Computarizada de alta resolución hizo posible estudiar a fondo los detalles de las inaccesibles estructuras del interior de los cráneos.

Al menos cinco rasgos principales caracterizan a los primates modernos: cerebros relativamente grandes, visión mejorada y ojos frontales, una habilidad especializada para saltar, uñas en lugar de garras en al menos los primeros dedos de los pies, y manos y pies prensiles. Los plesiadapiformes tienen algunas de estas características, pero no todas. Los autores del nuevo estudio argumentan que estos primeros primates debieron haber adquirido estos rasgos a través de 10 millones de años en cambios incrementales para explotar su medio ambiente.

Aunque el estudio no incluye una evaluación molecular de las muestras, estos resultados concuerdan con estudios moleculares de grupos vivientes relacionados. La compatibilidad con datos moleculares independientes eleva la confianza de los investigadores en sus resultados.
Esqueletos de primate
Eris Sargis muestra un cráneo de esqueleto de Ptilocercus lowii. (Foto: Yale U.)
Bloch descubrió las nuevas especies plesiadapiformes, Ignacius clarkforkensis y Dryomomys szalayi, en las áreas limítrofes del Parque Nacional de Yellowstone, en el Cañón del Bighorn (Gran Cuerno), en colaboración con Doug Boyer (Universidad de Stony Brook).

Previamente, el Ignacius sólo había sido conocido para la ciencia a través de cráneos y huesos aislados, de cuyo estudio otros científicos habían propuesto que el animal no fue un primate arcaico, sino un mamífero planeador emparentado con los lémures voladores. Sin embargo, Bloch y su equipo han descartado esta idea basándose en el análisis de un esqueleto más completo y mejor preservado.

La segunda especie, Dryomomys, tiene un cráneo del tamaño de una uva, con una longitud corporal de unos 15 centímetros.

Estos fósiles muestran que nuestros ancestros primates más antiguos eran del tamaño de un ratón, comían frutas y vivían en los árboles.

Anteriormente, los investigadores ya habían teorizado que los plesiadapiformes podían ser los ancestros de los primates actuales, pero la idea generó grandes debates dentro de la comunidad primatológica. Ahora, el equipo de Bloch es el primero en ofrecer una fuerte evidencia filogenética apoyando esta suposición.

Este estudio coloca el origen de los plesiadapiformes en el Paleoceno, hace entre 65 y 55 millones de años, en el período transcurrido entre la extinción de los dinosaurios y la primera aparición de un número indiscutible de órdenes de mamíferos modernos.

La desaparición de los dinosaurios abrió un espacio ecológico apto para la diversificación de los mamíferos, lo cual éstos aprovecharon rápidamente.


Más artículos
Alimentación de los dinosaurios
Caras misteriosas
Dinosaurio saurópodo gigante
Excavaciones en Siria
Antiguas erupciones volcánicas
Primeros humanos europeos
Origen africano del hombre
Naufragio en Israel
Análisis paleogenéticos
Craneo de 40.000 años
Un cráneo del imperio Wari
Esqueletos de primate
Ruinas precolombinas
Asentamiento en stonehenge
Fosiles de doushantuo
Titanis walleri
La belleza de Cleopatra
Fotografía forense
Cultura clovis
Genoma neandertal