Arqueología

Un craneo convertido en trofeo aporta datos sobre el imperio wari

(NC&T) El cráneo es uno de los hallazgos hechos por un equipo de arqueólogos y voluntarios del Instituto Earthwatch dirigidos por Mary Glowacki y Louis Tesar, que hace unos meses descubrió un cementerio Wari de élite en Cotocotuyoc, en el Valle de Huaro, cerca de Cuzco, Perú. El cementerio fue parte de un asentamiento Wari establecido en la zona hace entre 1.500 y 1.000 años.

El estudio sobre la calavera ha llevado a conclusiones interesantes. Fue encontrada en lo que los arqueólogos consideran el área VIP de la necrópolis. La colocación especial de huesos de llama, un rasgo distintivo de los restos Wari, alertó a los arqueólogos y voluntarios de que algo especial podía estar enterrado allí.

El cráneo tiene un gran agujero circular en su base, lo que sugiere que pudo haber sido puesto sobre un poste o bastón. Un agujero grande en la parte de atrás indica que pudo haber sido usado en ceremonias especiales como un gran colgante.

El cráneo también muestra un corte lineal a través del hueso frontal que indica la extracción del cuero cabelludo posiblemente con el fin de limpiarlo, quizá para su uso como recipiente ceremonial, y que fue más tarde recolocado mediante alfileres de aleación de oro.

Un cráneo del imperio Wari
Mary Glowacki, con uno de los hallazgos. (Foto: Mary Glowacki)
El cráneo era probablemente de un guerrero, como lo indican las muchas cicatrices y abrasiones en varias partes de su superficie, que muestran evidencia de pertenecer a heridas que sanaron. Los arqueólogos estiman que el hombre, en el momento de su muerte, rondaba los 30 años de edad, y que debió ser un guerrero de notable reputación para que los Wari considerasen su cráneo como un trofeo.

La calavera agrega una nueva dimensión al conocimiento que hoy se tiene del papel de los guerreros y la guerra en la cultura Wari.

Glowacki espera ser capaz de encontrar los límites del cementerio en una expedición futura. Ella y sus colaboradores creen saber dónde se encuentra el centro, pero no conocen la extensión de la necrópolis.

Además del cráneo trofeo, los equipos que participaron en la excavación encontraron también ollas de cerámica completas acompañando las tumbas de mujeres en otras partes del cementerio. Los arqueólogos han descubierto a sólo un varón en el cementerio, y Glowacki sospecha que probablemente era un guardián dado que sus restos muestran muchas lesiones y que su tumba tapizada con piedra se construyó en la pared del cementerio.

Algunos de los recipientes de cerámica fueron decorados elaboradamente con búhos, que los antiguos registros históricos señalan como el alter ego que tenían las chamanes femeninas en otras partes de Perú.


Más artículos
Alimentación de los dinosaurios
Caras misteriosas
Dinosaurio saurópodo gigante
Excavaciones en Siria
Antiguas erupciones volcánicas
Primeros humanos europeos
Origen africano del hombre
Naufragio en Israel
Análisis paleogenéticos
Craneo de 40.000 años
Un cráneo del imperio Wari
Esqueletos de primate
Ruinas precolombinas
Asentamiento en stonehenge
Fosiles de doushantuo
Titanis walleri
La belleza de Cleopatra
Fotografía forense
Cultura clovis
Genoma neandertal