Arqueología

Por fin se ha podido dar nombre a una antigua y misteriosa criatura

(NC&T) El logro es obra de investigadores en la Universidad de Alberta.

El resultado del concienzudo análisis proporciona el primer y único informe detallado de la criatura, bautizada Horolodectes sunae, por la rara forma de sus coronas dentales. El Horolodectes vivió hace unos 60 millones de años, poco después de que los dinosaurios se extinguieran, en un periodo conocido por la diversificación rápida de mamíferos pequeños. Basándose en el examen cuidadoso de dientes y fragmentos de la mandíbula que han sido desenterrados durante los últimos 30 años, los investigadores de la Universidad de Alberta han determinado que el Horolodectes era un pequeño animal peludo que medía 10 centímetros de longitud y que, debido a sus mandíbulas poderosas, probablemente tenía una mordedura fuerte.

El rasgo más confuso corresponde a los dientes del animal, que se parecen de manera superficial a los de ciertos parientes primitivos de los ungulados, el grupo de mamíferos que incluye a caballos y vacas. A pesar de su vínculo con los ungulados, que son tradicionalmente herbívoros, se cree que el Horolodectes basaba su alimentación en insectos pequeños y larvas. La estructura de los dientes indica que era probablemente carnívoro.

Sus peculiares premolares, fornidos y afilados, son hasta ahora distintos a los de cualquier otro mamífero del que se tenga noticia. "Es un animal demasiado raro para que podamos clasificarlo dentro de algún grupo conocido. Es un enigma sin resolver hasta que podamos averiguar más cosas sobre él. No tenemos información procedente de un cráneo o de otras partes del cuerpo", explica Craig Scott, autor principal del estudio.

Dientes del Horolodectes
Los curiosos dientes del Horolodectes. (Foto: U. Alberta)
Las primeras piezas dentales de la criatura fueron desenterradas 30 años atrás por paleontólogos de la Universidad de Alberta en las riberas del Río Blindman. Hace unos diez años, se descubrieron más dientes en una excavación cerca de Drayton Valley y en las orillas del citado río. Pero la criatura intrigó a los investigadores, ya que no podían identificarlo de manera concluyente. De hecho, aún se desconoce dónde encaja exactamente en el árbol evolutivo. Parece que por ahora el Horolodectes seguirá siendo un misterio.


Más artículos
Homo floresiensis no existió
Cazadores de bisontes
Isla de Rapa
Extinción de los dinosaurios
Neandertales ibéricos e italianos
Neandertales europeos
Cazadores de dinosaurios
Encuentran 67 dinosaurios
Origen de las serpientes
La niña más antigua
Vuelo de aves primitivas
Texto sagrado hindú
Fósil prehistórica embarazada
Teatro en la política maya
Fósil de Eritrea
Aves rapaces
Escritura más antigua
Evolución de los mamíferos terrestres
Dientes del Horolodectes
Domesticación del caballo