Antropología

El uso de ornamentación corporal en neandertales demuestra su capacidad de pensamiento avanzado

(NC&T) El profesor Joao Zilhao y sus colaboradores examinaron conchas marinas perforadas y pintadas con pigmentos, mayormente usadas en collares ornamentales, provenientes de dos yacimientos arqueológicos asociados con los neandertales en la provincia de Murcia, en el sudeste de España (Cueva de los Aviones y Cueva Antón). El análisis de los vestigios de pigmentos rojos y amarillos encontrados sugiere que fueron usadas en cosméticos. La práctica de la ornamentación del cuerpo es ampliamente aceptada por los arqueólogos como prueba concluyente de un comportamiento moderno y de pensamiento simbólico entre los primeros humanos modernos, pero no había sido reconocida en neandertales hasta ahora.

"Ésta es la primera prueba segura de que, hace unos 50.000 años, diez milenios antes de que los humanos modernos llegaran a Europa, el comportamiento de los neandertales estaba organizado de manera simbológica", subraya el profesor Zilhao.

Una concha de Spondylus gaederopus proveniente del mismo emplazamiento principal contenía residuos de una masa de pigmentación rojiza hecha de lepidocrocita mezclada con hematita y pirita (la cual, cuando está fresca, tiene un color negro brillante). La apariencia del pigmento resultante, una vez aplicado, encaja con lo que cabría esperar de una pintura cosmética.

Aunque en ocasiones anteriores se han hecho hallazgos de materiales de este tipo en yacimientos arqueológicos asociados con los neandertales, habían sido explicados como una consecuencia de la mezcla estratigráfica (la cual puede conducir a confusiones sobre la antigüedad de piezas particulares), de la actividad neandertal en sitios previamente habitados por humanos modernos y abandonados por estos, o de la imitación por parte de neandertales de conductas observadas por ellos en grupos de humanos modernos que fuesen contemporáneos, sin comprender el significado de lo que estaban imitando.

Pensamiento de los neandertales
Concha perforada. (Foto: Bristol U.)
Las pruebas provenientes de esos yacimientos arqueológicos murcianos eliminan las últimas sombras de duda sobre la modernidad del comportamiento y la cognición de los últimos neandertales y, por ende, muestra que ya no hay razón para continuar dudando de la autoría neandertal de las piezas simbólicas de la cultura chatelperroniense.