Antropología

Revalorización de la montaña navarra

Así lo señala la socióloga Elvira Sanz en su tesis doctoral "Identidad, montaña y desarrollo: Los valles de Roncal, Salazar y Aezkoa" defendida en la Universidad Pública de Navarra

"Asistimos a una revalorización de la montaña navarra, un espacio que deja de ser inhóspito, residuo y anacronismo histórico para convertirse en un lugar deseado y admirado, visitado y consumido por miles de turistas ávidos de naturaleza y un arquetipo idealizado de identidad local. Sin embargo, esta revalorización si bien le confiere nuevas oportunidades también favorece la demanda y la política de museificación de estas montañas para disfrute de los grupos urbanos". Esta es una de las conclusiones de la tesis doctoral desarrollada en la Universidad Pública de Navarra por la socióloga navarra Elvira Sanz Tolosana.

Dirigida por el profesor Titular de Sociología de la Universidad Pública de Navarra, Jesús Oliva Serrano, la tesis titulada "Identidad, montaña y desarrollo: Los valles de Roncal, Salazar y Aezkoa" recibió la calificación de sobresaliente cum laude de un tribunal presidido por el Catedrático Bernabé Sarabia Heydrich.

Elvira Sanz Tolosana es Licenciada y Doctora en Sociología por la Universidad Pública de Navarra. Además durante dos meses estuvo en la Universidad Nacional de Rosario (Argentina) como becaria en el programa Intercampus (Aeci). Además fue miembro del grupo de investigación que llevó a cabo el "Proyecto transfronterizo para el estudio del papel de las instituciones tradicionales en los procesos de desarrollo de las áreas de montaña", que se desarrolló entre el Departamento de Sociología de la Universidad Pública de Navarra y la Escuela Superior Agronómica de Toulouse.

Como investigadora cuenta con una decena de artículos publicados y comunicaciones en congresos nacionales e internacionales. Tras haber sido becaria de colaboración en el Departamento de Sociología en la Universidad Pública de Navarra ha trabajado en empresas dedicadas a la realización de varios estudios de opinión y de mercado como el Centro de Investigación y Estudios Sociales (CIES) o Caja Rural para quien realizó el estudio "Evaluación de la actividad diaria en las oficinas y su organización". Además ha coordinado trabajos para el Instituto Nacional de Estadística.

Proyecto estación esquí en Larra
Identidad, montaña y desarrollo
La autora de la tesis, Elvira Sanz Tolosana. (Prensa Unavarra.es)
Natural de Burgui, uno de los pueblos del valle de Roncal, Elvira Sanz ha visto con los años "transformarse el pueblo de mi infancia. Lo mismo que las foces son talladas por el agua y el viento, el paisaje social ha sido transformado por el cambio de valores y usos sociales". Cambios que se inscriben dentro de las transformaciones que en las últimas décadas ha experimentado este mundo y que han favorecido el renacimiento de lo rural. Así "asistimos a una recomposición social y económica del tejido social en la Montaña".

En la tesis que ha desarrollado la socióloga se analizaban los procesos, conflictos y representaciones sociales sobre el desarrollo en la montaña pirenaica navarra. "En concreto, me ocupo de la problemática actual generada en los valles de Roncal, Salazar y Aezkoa durante la segunda mitad del siglo XX, aunque también he analizado los procesos históricos y estructuras sociales anteriores a esta fecha que por su pervivencia o cuyas reminiscencias son significativas para la explicación de fenómenos actuales, como por ejemplo el papel jugado por la frontera, la institución de la casa, etc..."

Aezkoa, Salazar y Roncal se localizan en el Pirineo oriental navarro. Son valles compuestos por municipios pequeños, alejados de los centros de servicios y desconectados de las principales vías de comunicación. Pueblos poco poblados, envejecidos y con crecimiento vegetativo negativo. En términos de planificación territorial, el Pirineo constituye la zona aquejada por más debilidades según la Estrategia Territorial de Navarra (2004). "Es la zona navarra que más habitantes ha perdido, y en la que la mayoría de sus núcleos quedan encuadrados en los grupos de municipios más desfavorecidos. El debilitamiento de la estructura social y económica del territorio se traduce también en la falta de oportunidades para la mujer, la debilidad y escasa diversificación del tejido empresarial o en la crisis del sector primario. Así mismo, la desconexión física y virtual de los valles y por tanto las dificultades en el acceso a los servicios, las infraestructuras y el conocimiento configuran una situación desequilibrada en la equivalencia con otros territorios de la Comunidad Foral".

Por otra pare, la identidad de estos valles "se ha construido sobre la base de unos hitos históricos que emergen reiteradamente de forma reivindicativa en el imaginario social. En definitiva, los valles de Roncal, Salazar y Aezkoa son un espacio que condensa todos los elementos de la imagen romántica e idílica que se proyecta sobre los apartados espacios de montaña".

Tras una revisión teórica, Elvira Sanz plantea en su tesis un análisis metodológico con 3 grupos de discusión (1 de varones, 1 de mujeres y otro de jóvenes) y 8 entrevistas de profundidad. Además señala "la elaboración de un dossier de prensa ha sido un material clave para nuestra investigación. En este sentido, investigamos sobre el plan Bankunion-Etudesa que proyectaba la construcción de una estación de esquí alpino y de un amplio parque inmobiliario en Belagua, el plan de reintroducción del oso pardo, el proyecto de parque natural, la construcción de una piscina cubierta en Aezkoa y el rechazo de dos Junteros en el valle salacenco. Sin embargo, será el último proyecto propuesto, la estación de esquí de fondo en Larra, en el que nos centramos ya que nos facilita el estudio de los actores en función de sus estrategias siendo éstas a nivel local más visibles ya que los factores personales toman mayor importancia".

Conflicto en la gestión y la planificación
Todos estos procesos económicos y sociales que "hemos ido desgranando a lo largo de la investigación y los cambios en la configuración ideológica han modificado la forma en que son vividos los lugares y cómo son representados" señala Elvira Sanz. Así "asistimos a una revalorización de la montaña, un espacio que deja de ser inhóspito, residuo y anacronismo histórico para convertirse en un lugar deseado, visitado y consumido por miles de turistas ávidos de naturaleza y un arquetipo idealizado de identidad local. Un escenario recreado de una naturaleza intacta en el que sale a escena el mito del buen salvaje. asignándole cualidades excepcionales que configuran el lugar ideal que habita en lo hipotético e imaginario". Sin embargo, advierte "esta revalorización si bien le confiere nuevas oportunidades también favorece la demanda y la política de museificación de estas montañas para disfrute de los grupos urbanos".

En esta línea, "estas sociedades de montaña son representadas como fuente y calidad de vida y el último refugio de la autenticidad e identidad". Esta puesta en valor de espacios anteriormente marginados "desemboca en un conflicto por su gestión y planificación" apunta la socióloga. "Una pugna, prosigue, que no se reduce a la reivindicación del poder local frente a la centralidad de la capital navarra. Es una pugna también entre los diferentes actores sociales locales por imponer su modelo de desarrollo, por gestionar estos iconos naturales que supera el marco del escenario local al incorporarse múltiples agentes externos".

En este sentido, la "sacralización de la naturaleza" especialmente de la montaña, la percepción del riesgo global y local junto a la generalización de los nuevos valores postmodernos favorecen la expansión de valores ambientalistas y con ello las políticas conservacionistas".

Sin embargo, señala la investigadora "esta nueva potencialidad no desactiva los recelos o visiones más fatalistas sobre el futuro de los valles, aunque por otro lado ofrece nuevas alternativas hasta hace pocos años impensables". Ello significa la convivencia de "una dualidad de representaciones, que conviven relacionadas en gran medida con la actividad desempeñada, siendo los ganaderos los protagonistas de las visiones más fatalistas. Dos modelos de desarrollo, productivista o desarrollista y postproductivista, simultáneos que cohabitan y que comparten la idoneidad de la mejora de las vías de comunicación y la implantación de la pequeña industria como referente".

Otro aspecto que resalta Elvira Sanz en su investigación son los cambios producidos en estas sociedades "itinerantes y heterogénea que modifica los tiempos sociales del pueblo y cuya experiencia variada con el lugar genera una diferenciación de los sentidos de lugar atribuidos a la localidad. Atrás han quedado las sociedades ancladas de forma permanente a un territorio. Así motivos laborales, educativos, sanitarios, compras u ocio desencadenan desplazamientos diarios, continuos y cada vez más frecuentes. Por otra parte, la unidireccionalidad de los flujos poblacionales se quiebra y estos valles pirenaicos navarros se convierten en un territorio atractivo para nuevos residentes, retornados o inmigrantes."

Esta heterogeneidad social creciente "es acompañada de una diferenciación entre los distintos grupos que confluyen en la localidad. De este modo, la identidad local se convierte en un proceso de constante construcción y reconstrucción sociocultural". Dominación de la estructura patriarcal
Sin embargo, advierte Elvira Sanz la existencia de frenos en estos procesos de desarrollo. La dominación de la estructura patriarcal es el principal de ellos ya que "propicia la huida de las jóvenes que a corto plazo arrastran consigo fuera de la localidad a ellos. La masculinización es un producto social originado por el papel secundario asignado a la mujer en estas sociedades por lo que la búsqueda de la autonomía a través de la salarización en la urbe se hace imprescindible. Las mujeres y los jóvenes se sienten víctimas de lo social y culpan a esa mentalidad de los diversos problemas de los valles. Precisamente, el cambio de esa mentalidad de estructura patriarcal y tradicional es una cuestión identificada como clave de futuro y desarrollo de estas sociedades".

Así mismo, la estructura demográfica, "concretada en el elevado peso de personas de elevada edad y el alto índice de soltería entorpece el dinamismo económico y social necesario. La apuesta por la continuidad y la falta de inquietudes caracterizan a estos grupos. El vacío dejado por los jóvenes y el elevado peso de personas mayores y dependientes, genera sentimientos de inquietud y en cierta medida de miedo ante la falta de capacidad genésica de los valles, que se proyectan hacia el futuro. Una despoblación que incentiva la emigración como respuesta a este hecho social y que reproduce así el proceso". En suma, concluye "el contexto social local como factor relevante para el desarrollo presenta más obstáculos y dificultades que ventajas".

En este mismo sentido, "las instituciones locales tampoco funcionan de la forma esperada o deseada ya que las Juntas de Valle se ven como instituciones cuya composición responde a una sociedad patriarcal por lo que las mujeres y los jóvenes no se sienten cómodos ni atraídos por esta institución tradicional y prefieren participar en las diferentes asociaciones y colectivos de los valles. Se constata así el desfase entre la realidad social y la institucional a través de la participación de estos grupos en otras instancias". "Las imágenes sociales, prosigue, continúan asociándose al pasado, a las actividades tradicionales, a pesar, como hemos visto, de la asunción de nuevos proyectos dirigidos a impulsar otros sectores económicos, especialmente en la década de los 90. Por lo tanto, la actualización de las Juntas de Valle se hace imprescindible a través de la incorporación de los grupos estratégicos y la apropiación de forma definitiva de actuaciones encaminadas al desarrollo local que además estén respaldadas por la gestión de un equipo de técnicos o expertos".

Frente a estos frenos, Elvira Sanz sin embargo aporta una dosis de optimismo ya que "la economía de signos transfiere a estos valles una potencialidad inesperada y nuevas oportunidades. La construcción de la autovía del Pirineo, la mejora del puerto de Iso, el polígono industrial entre otros proyectos, generan ilusión y esperanza, así como la llegada de nuevos residentes o de personas que retornan a los pueblos. Todo ello en un contexto social que como todos se transforma".
Pastores del Pirineo

Más artículos
Dieta de nuestros ancestros
Estudio conciencia ecológica
Gestos de simios
Predecir comportamiento muchedumbres
Población urbana y rural
Cultura Nazca
Tradiciones de chimpancés
Moda y el arte
Huellas dactilares hábitos
Cacahuete, algodón y calabaza
Etruscos inmigrantes de anatolia
Ciencia y religión
Bipedación humana
Centros comerciales y reeestructuración urbana
Los monos aprender humanos
Diferencias neandertales-humanos
Identidad, montaña y desarrollo
Antecedentes de la ganadería en Europa
Las habilidades sociales humanas
Paternidad masculina edad avanzada