Ecografías a distancia: tecnología espacial para hospitales remotos

Los hospitales regionales de Francia ya pueden realizar ecografías a distancia gracias a un sistema desarrollado para examinar a los astronautas en el espacio.

“Los hospitales más pequeños no siempre disponen de un equipo de radiología”, explica Arnaud Runge, ingeniero biomédico de la ESA. “Esto siempre ha sido una fuente de problemas; por ejemplo, algunas mujeres embarazadas tenían que viajar cientos de kilómetros para hacerse una ecografía”.

“Sin embargo, una pequeña empresa está aplicando los conocimientos adquiridos gracias a varios proyectos de telemedicina de la ESA para sacar al mercado un equipo de ultrasonidos que permite que un radiólogo experto controle el ecógrafo en tiempo real a cientos o miles de kilómetros de distancia”.

“La tecnología TESSA (Tele-Ecografía para la eSA) se desarrolló a través de una serie de proyectos de la ESA para examinar a los astronautas en órbita”.

“Pero da igual que los pacientes estén en la Tierra o en el espacio, los principios de la telemedicina son los mismos: es más fácil y más barato transmitir datos que trasladar gente”.

La empresa AdEchoTech, con sede en Vendôme (Francia), ha sacado al mercado este sistema de tele-ecografía, que ya se está utilizando en 15 hospitales e institutos de la salud de varios países, y se está probando en muchos otros.

Para realizar el examen, un auxiliar sujeta el ecógrafo sobre el paciente y el radiólogo lo controla a distancia con una palanca de control, asistido por las imágenes que recibe en directo, como si se encontrase en la misma sala.

“Nuestro sistema es tan simple que la persona que sujeta el ecógrafo sobre el paciente no necesita tener ningún conocimiento médico para ayudar al radiólogo”, aclara Nicolas Lefebvre, Director Ejecutivo de AdEchoTech.

Un radiólogo realiza la prueba a distancia

Un radiólogo realiza la prueba a distancia

“El sistema también establece un enlace audiovisual entre ambas partes, lo que permite que tanto el auxiliar como el paciente puedan ver y hablar en directo con el radiólogo”.

Este sistema comercial ya está completamente certificado para su uso médico, y es un derivado de varios proyectos de telemedicina financiados por la ESA.

“Llevamos estudiando el diagnóstico por ultrasonidos desde el año 2003”, añade Arnaud. “Es una técnica no invasiva extremadamente versátil y compacta, su único inconveniente es que necesita un operador altamente cualificado para ofrecer buenos resultados”.

“Actualmente ya hay un equipo de ultrasonidos a bordo de la ISS, pero se necesita todo un equipo de expertos en tierra para explicar a los astronautas cómo usarlo correctamente”.

“Necesitamos estudiar, por ejemplo, los corazones de los astronautas – su sistema cardiovascular sufre cambios durante una estancia prolongada en condiciones de microgravedad – pero para ello hay que situar el ecógrafo en una posición muy precisa – la ‘ventana acústica’ – ya que los pulmones y las costillas pueden entorpecer la transmisión de los ultrasonidos”.

“El sistema TESSA desarrollado por AdEchoTech permite realizar este tipo de ecocardiografías a distancia de forma fiable”.

“La colaboración con la ESA ha resultado fundamental”, explica Eric Lefebvre. “El proyecto TESSA nos ha permitido acelerar el esfuerzo en I+D para nuestra segunda generación de equipos de tele-ecografía”.

La ESA está estudiando la posibilidad de comenzar un nuevo proyecto con esta empresa para diseñar una versión más ligera y compacta del brazo robótico que se pueda enviar al espacio, y que también abriría nuevas oportunidades de mercado en tierra.

Esta tecnología resulta especialmente útil para diagnosticar a pacientes en lugares remotos – desde barcos a prisiones – a través de internet o de una conexión vía satélite.

Hace poco la ESA ha completado unas pruebas con cuatro ministerios de defensa europeos, poniendo esta tecnología a disposición de los militares desplegados en el Líbano y en Afganistán. También se han realizado ecografías a distancia en plataformas petrolíferas en la costa occidental de África y en clínicas rurales de la Guayana Francesa.


Fuente: ESA
Website: esa.int


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *