Las vídeollamadas con familia y amigos rebajan el estrés de los pacientes pediátricos

Para aumentar la calidad de vida durante las hospitalizaciones prolongadas, la vídeoconferencia segura entre pacientes y sus familias puede suavizar la soledad de los ingresos de larga duración y el Hospital Pediátrico de la Universidad de California-Davis ofrece este servicio entre pacientes y sus familias. Aunque las sensaciones del personal sugerían que el programa Famiuly-Link eleva la calidad de vida a nivel psicológico durante las estancias hospitalarias, los médicos se plantearon si esto no tendría también efectos sobre la evolución física de los enfermos.

Para responder a esa pregunta, un equipo dirigido por el profesor de la UC Davis James Marcin estudió a 367 niños que habían sido ingresados durante más de cuatro días. Encontraron que, de entrada, el acceso al programa de vídollamadas reducía significativamente el nivel de estrés de los niños.

Kid hospital videocall

La popularización de programas como Skype dió lugar a que muchos de los niños ingresados pidiesen algún portátil para poder tener acceso a sus cuentas en esas plataformas y poder así comunicarse con sus amigos como hace habitualmente.

Nikki Yang, primera firmante del estudio, añade que “Tenemos muchos niños que son trasladados a nuestro hospital desde otros centros e incluso desde otros Estados. Al estar demasiado lejos de su familia o de sus amigos, la única opción que tenían para mantener el contacto era la vídeoconferencia”.

De aquí se pasó a un sistema profesional de vídeoconferencia que garantiza la calidad, privacidad y compatibilidad entre los equipos que se suman a la vídeoconferencia.

De este modo, aunque el programa de vídeoconferencia nació simplemente como un servicio para los niños ingresados, los médicos decidieron aclarar si esto tenía a su vez un efecto clínico en los pacientes. Para ello se estudó a 367 niños, de los cuales 232 particparon en los programas de teleconferencias y 135 no lo hicieron. A todos ellos se les aplicó el protocolo de estrés al ingresar y al recibir el alta (Parent-Guardian Stress Survey).

Este protocolo se basa en una serie de encuestas a los ciuidadores de los pacientes por las que se trata de determinar los comportamientos del niño tales como ira, miedo rabia o desorientación. En la encuesta también se incluyó un lote de preguntas sobre el impacto de los sistemas de monitorización en los niveles de estrés de los enfermos y la facilidad de los equipos médicos para comunicarse con ellos sobre los aspectos esenciales de su enfermedad y tratamiento.

El resultado no pudo ser más consistente: el grupo de pacientes inscritos en el programa de vídeoconferencia presentó un 37% menos de indicadores de estrés que el grupo de control y mejoraron los parámetros de comunicación con los equipos médicos y la aceptación de los tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *