Universidad de Granada Archive

Los genes influyen en nuestra habilidad con las matemáticas

Ésta es una de esas investigaciones que hacen fruncir el ceño. De siempre hemos pensado que las calificaciones académicas estaban determinadas por la capacidad de estudio y, en menor medida, por la capacidad intelectual del estudiante. Una investigación de la Universidad de Granada revela que, aunque esos dos factores son determinantes, la capacidad para enfrentarse a la asignatura de matemáticas está influida por la cantidad de testosterona a que se estuvo expuesto en el vientre materno, lo que se refleja en la diferencia de longitud entre los dedos índice y anular. Sería bastante difícil de creer si no existiesen los datos que lo corroboran ¡pero existen!

Digit ratio

El ratio entre la longitud del dedo índice (2D) y la del dedo anular (4D), conocido como digit ratio (2D:4D) es ampliamente reconocido como un biomarcador de la exposición prenatal a la testosterona, esto es, la que tiene el feto en el vientre materno.

Una carga alta de andrógenos en el vientre materno da como resultado un dedo anular (4D) más largo en relación al dedo índice (2D) en la mano de los humanos adultos. Los niños reciben una mayor exposición que las niñas, lo que se traduce en un menor ‘digit radio’ entre los hombres (cociente 2D:4D).

Los resultados del estudio llevado a cabo en la UGR muestran que existe una asociación estadísticamente significativa entre el rendimiento en la asignatura de Matemáticas de los estudiantes de primero de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y la exposición a la testosterona en el vientre materno.

Peores notas cuanto más alto o bajo es el ‘digit ratio’

La investigación pone de manifiesto que existe una relación cuadrática entre las calificaciones obtenidas en la asignatura de Matemáticas y el ‘digit ratio’. Así, las calificaciones bajas en Matemáticas se asocian tanto con elevados como con bajos ‘digit ratios’; mientras que las calificaciones más altas de Matemáticas están asociadas con valores intermedios del ‘digit ratio’.

Sin embargo, la relación entre 2D:4D y las calificaciones en Matemáticas es la misma para ambos sexos, lo que quiere decir no existen diferencias en función del género.

Como explica la autora principal de esta investigación, Ángeles Sánchez-Domínguez, del departamento de Economía Aplicada de la UGR, “no hemos encontrado asociación entre el ‘digit ratio’ y las calificaciones obtenidas en el resto de asignaturas cursadas en el primer año de carrera, lo que quiere decir que existe una relación cuadrática entre las calificaciones de Matemáticas y el ‘digit ratio’, con independencia de que el alumno/a analizado pertenezca al grupo de estudiantes con altas calificaciones medias o no”.

Los peatones necesitan semáforos claros y mensajes tajantes para mejorar la seguridad

Un estudio de la Universidad de Granada ha comprobado que las ideas de los ingenieros no siempre suelen funcionar cuando deben operar sobre comportamientos humanos. Pese a que es muy fácil entender que una luz parpadeante en un semáforo o el color amarillo indican cambio a una fase de mayor peligro, los datos demuestran que los peatones sólo reaccionan ante mensajes tajantes e imperativos (rojo o verde). Así somos.

Semáforo en verde para los peatones

Para ello, los autores trabajaron con una muestra formada por 247 participantes, de los que la mayoría (el 74,89%) tenía carnet de conducir. A todos se les presentaron una serie de fotografías de diversos pasos de cebra controlados por semáforos del centro de Granada.

De este modo, a los participantes se les mostraron diversas intersecciones con regulación semafórica (tanto reales como manipuladas), y se les pidió que valoraran del 1 al 10 si cruzarían o no en ellas (siendo 1 “Jamás cruzaría en esa situación” y 10 “Siempre cruzaría en esa situación”).

Los tipos de semáforos propuestos por los investigadores a los participantes fueron: uno con una luz verde fija, verde intermitente, amarilla fija, amarilla intermitente, roja fija, roja intermitente y completamente apagada.

Rojo y verde fijo, los más efectivos
Los resultados revelaron datos muy curiosos. Así, muchos de los peatones no conocen el significado de las fases no mandatorias de los semáforos, aquellas diferentes al verde (go) o roja (no-go). Además, las soluciones intermitentes y el color amarillo no son efectivas para comunicar al peatón un mensaje claro (y seguro).

Los investigadores comprobaron que las soluciones mandatorias (verde/ rojo fijo) son las mejores soluciones para evitar conductas peatonales inseguras al cruzar intersecciones controladas.

Como explican los autores principales de este trabajo, los investigadores de la UGR Leandro Luigi Di Stasi y Alberto Megías, “en la Unión Europea no existe una normativa específica y común de señalización semafórica (por ejemplo, además de la fase verde/rojo fija, en Italia hay una fase ámbar para los peatones. En Francia hay una fase de color rojo intermitente, y en ciudades españolas como Granada tenemos el verde intermitente que indica que el semáforo se va a cerrar”.

Un ratón mutante ayudará a tratar enfermedades neuromusculares

La coenzima Q10 (CoQ10) es una molécula sintetizada en las células del propio organismo que desempeña funciones esenciales en el metabolismo celular. Entre ellas destaca su papel en la producción de la energía que necesita la célula y su capacidad antioxidante.

En humanos se han descrito casos de deficiencia en CoQ10 debido a defectos en la ruta biosintética, lo que causa un síndrome con un cuadro clínico muy heterogéneo.

La coenzima Q10 desempeña funciones esenciales en el metabolismo celular

Un-raton-mutante-ayudara-a-tratar-enfermedades-neuromusculares_image365_Para entender los mecanismos patológicos de esta enfermedad y conocer mejor la ruta biosintética de la CoQ, científicos del Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Granada (UGR) han conseguido generar, tras más de tres años de trabajo, ratones con una mutación, similar a la descrita en un paciente, en un gen (Coq9) que codifica una proteína que, a su vez, participa en la biosíntesis de la CoQ.

Como explica Luis Carlos López García, investigador principal de este trabajo, los ratones mutantes en Coq9 “desarrollan una encefalomiopatía severa que cursa con muerte neuronal, astrogliosis y vacuolización del cerebro. Entre los tres y seis meses, sufren una rápida degeneración con parálisis de las extremidades y muerte por parada cardiorespiratoria.

Desde un punto de vista molecular, la deficiencia en CoQ en estos ratones causa una desestructuración de la maquinaria bioenergética mitocondrial en el cerebro, provocando un déficit bioenergético severo y un leve aumento de daño oxidativo.

Medir la utilidad real de la CoQ10

El ratón mutante en Coq9 generado en la UGR “representa el primer modelo de ratón deficiente en CoQ con encefalomiopatía mitocondrial que se consigue en el mundo, y podría ayudarnos a buscar una terapia adecuada para enfermedades neuromusculares relacionadas con dicha deficiencia, actualmente sin tratamiento. Además, dado que la CoQ10 se usa también como suplemento nutricional y en la industria cosmética, “el modelo de ratón deficiente en CoQ es ideal para estudiar la utilidad real de estas aplicaciones”.

Los resultados de esta investigación, que cuenta con financiación del CEI BioTic Granada, el Ministerio de Economía y Competitividad, la Junta de Andalucía y el programa Marie Curie, han sido publicados en el último número de la revista Human Molecular Genetics. En el trabajo también han colaborado investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

Referencia bibliográfica:

García-Corzo L, Luna-Sánchez M, Doerrier C, García JA, Guarás A, Acín-Pérez R, Bullejos-Peregrín J, López A, Escames G, Enríquez JA, Acuña-Castroviejo D and López LC. Dysfunctional Coq9 Protein Causes Predominant Encephalomyopathy Associated to CoQ Deficiency. Human Molecular Genetics, in press.DOI: 10.1093/hmg/dds530
http://hmg.oxfordjournals.org/content/early/2012/12/18/hmg.dds530.full.pdf+html

Una nueva técnica de análisis de imágenes permite determinar la edad y el sexo de un cadáver

Un equipo de científicos de la Universidad de Granada ha desarrollado una nueva técnica informática que permite determinar la edad y el sexo de un cadáver con una fiabilidad del 95%.El sistema se basa en un software de descarga gratuita denominado ImageJ y un visor DICOM, también gratuito, denominado K-Pacs.

Los investigadores explican que la nueva técnica “pionera en el mundo” se aleja de las técnicas clásicas de observación macroscópica de las características osteoarticulares que se emplean tradicionalmente al realizar una autopsia, y resulta “mucho más rápido y sencillo”.

Una-nueva-tecnica-de-analisis-de-imagenes-permite-determinar-la-edad-y-el-sexo-de-un-cadaver_image365_El autor de este trabajo es Manuel López Alcaraz, investigador del Laboratorio de Antropología Forense de la Universidad de Granada, junto a los profesores Miguel Botella López, Inmaculada Alemán Aguilera y Pedro Manuel Garamendi González.

Para desarrollar su investigación, los científicos analizaron 169 archivos DICOM (Digital Imaging and Communication in Medicine, el estándar reconocido mundialmente para el intercambio de imágenes médicas) procedentes de TAC hospitalarios facilitados por los Servicios de Salud Centrales de Castilla la Mancha (SESCAM), de hombres y mujeres de entre 17 y 90 años.

Análisis de histogramas

En estos estudios se identificaron los cortes sagitales de la superficie articular sinfisaria y del cuerpo del pubis, de manera que de cada estudio se obtuvieron un total de cuatro cortes: dos de cada superficie articular sinfisaria derecha e izquierda y otros dos de cada cuerpo del pubis. Dichos cortes se analizaron mediante técnicas de imagen, extrayendo el histograma de dichas estructuras, utilizando el programa Imagen y utilizando variables estadísticas de los histogramas para ponerlos en relación con la edad y el sexo.

Como explica López Alcaraz, “la edad y el sexo son dos parámetros fundamentales en la antropología forense para identificar un cadáver, y el pubis, una región ósea de reconocido interés al respecto”.

En el estudio se ha aprovechado la mayor capacidad que tienen los ordenadores para discriminar entre niveles de grises en un histograma (el ojo humano sólo discrimina 64), poniéndolo en relación con la edad y el sexo.

El investigador destaca que esta técnica podría aplicarse a la virtopsia o autopsia virtual. “En la actualidad, el principal inconveniente de este tipo de autopsia  es que, de momento, no puede sustituir al análisis microscópico de los tejidos para conocer las patologías padecidas, si una lesión es vital o postmortal, los días de evolución de una lesión… El presente método, al estar basado en el análisis de imagen, puede intentar aplicarse a la virtopsia para tratar de dar respuesta a muchas más preguntas de las que actualmente puede resolver”, señala.

López Alcaraz destaca que esta investigación supone un paso más en antropología forense. “Hay que intentar aparcar los métodos osteológicos clásicos y abrir camino a las nuevas tecnologías, aprovechando las ventajas que nos brinda la era de la comunicación y la imagen”, destaca el investigador.

Este trabajo, además, ha roto con la tendencia clásica forense de que el pubis resulta de utilidad sólo en el rango de 20 a 40 años, “porque hemos conseguido muy buenos resultados para identificar a personas mayores de 50 años, especialmente en el sexo masculino”, destaca el autor.