Homo sapiens Archive

Neandertales y sapiens se hibridaron hace más de 100.000 años

Un equipo multidisciplinar con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los Homo neanderthalensis y los Homo sapiens se hibridaron hace más de 100.000 años, lo que adelanta en 50.000 años la primera hibridación conocida entre ambas especies. Este antiguo intercambio genético, que podría haber tenido lugar en Oriente Medio, no se ha detectado en los neandertales europeos. El trabajo aparece en el último número de la revista Nature.

Representación de la migración de los sapiens hace 100.000 años./ Iván Heredia/CSIC.

Representación de la migración de los sapiens hace 100.000 años./ Iván Heredia/CSIC.

Los investigadores han estudiado los genomas completos de un neandertal y un denisovano de Siberia, y la secuencia del cromosoma 21 de un neandertal de la cueva asturiana de El Sidrón (España) y de otro de Vindija (Croacia).

En el estudio participan los investigadores del CSIC Carles Lalueza-Fox (Instituto de Biología Evolutiva) y Antonio Rosas (Museo Nacional de Ciencias Naturales); además del arqueólogo Marco de la Rasilla, junto a otros especialistas en genómica como Tomás Marques-Bonet y Sergi Castellano, este último co-responsable del estudio.

El investigador del CSIC Antonio Rosas comenta que el trabajo plantea un nuevo escenario: “Hace más de 100.000 años se produjo la primera salida de humanos anatómicamente modernos fuera de África. Estos humanos se cruzaron con una población de neandertales, que posteriormente pudo desplazarse al sur de la actual Siberia, portando los genes sapiens”.

Lo que los investigadores ya sabían desde 2010, gracias al estudio Genoma Neandertal, es que hace alrededor de 50.000 años, la población humana antepasada de los europeos y los asiáticos actuales, tras su migración fuera de África, se cruzaron con los neandertales. Como resultado de ese flujo génico, los humanos modernos no africanos son portadores de un 2% de secuencias genéticas neandertales, pero las poblaciones subsaharianas nunca estuvieron en contacto con los neandertales, por lo que no son portadores de estos genes arcaicos (salvo por introgresión muy reciente).

¿Todos los neandertales tienen ADN sapiens?

Este nuevo estudio ha descubierto, por tanto, que los humanos modernos también aportaron  genes a las poblaciones neandertales, cambiando la historia: los sapiens y los neandertales se hibridaron, al menos, en dos momentos distintos; hace 100.000 años y hace 50.000 años.

Durante el estudio se ha analizado restos fósiles de neandertales alejados geográficamente. “La secuenciación del cromosoma 21 de restos procedentes de la cueva asturiana de El Sidrón y de la cueva croata de Vindija señalan que los neandertales europeos no tienen genes de H. sapiens, al menos en ese cromosoma. Es decir, puede que estos grupos neandertales no coincidieran con los sapiens o, si lo hicieron, no tuvieron descendencia”, comenta el investigador del CSIC Carles Lalueza.

La primera salida de África

Según Rosas: “Estos descubrimientos tienen una clara implicación en el modelo evolutivo. Sabíamos desde hacía décadas que hubo una salida temprana de sapiens fuera de África, por los restos encontrados en los yacimientos israelíes de Skhul y Qafzeh. Pero al no tener más datos paleontológicos, esta salida fue considerada por muchos como una migración fallida, al no haber ido más allá del Próximo Oriente”.

Los datos ahora presentados parecen coincidir con las recientes evidencias arqueo-paleontológicas. Así, recientemente se ha desvelado la presencia de Homo sapiens en China hace cerca de 120.000 años. Asimismo, se han recuperado herramientas de piedra al sur de Arabia, que han sido atribuidas a una salida temprana de sapiens. Ambas evidencias bien podría corresponder a estos sapiens que dejaron sus genes en el ramal de los neandertales que migró hacia el Este.

Según los investigadores, tras los resultados de este último estudio, todavía hay que analizar el significado y el alcance de la primera salida de sapiens fuera de África y averiguar en qué modo contribuyó a la diversidad genética actual.

  • Martin Kuhlwilm, Ilan Gronau, Melissa J. Hubisz, Cesare de Filippo, Javier Prado, Martin Kircher, Qiaomei Fu, Hernán A. Burbano, Carles Lalueza-Fox, Marco de la Rasilla, Antonio Rosas, Pavao Rudan, Dejana Brajkovic, Željko Kucan, Ivan Gušic, Tomas Marques-Bonet, Aida M. Andrés, Bence Viola, Svante Pääbo, Matthias Meyer, Adam Siepel and Sergi Castellano. Ancient gene flow from modern humans into Siberian Neanderthals. Nature. DOI:10.1038/nature16544

Los primeros ‘Homo sapiens’ tenían la frente parecida a la de los humanos actuales

Un artículo publicado en la revista American Journal of Physical Anthropology describe por primera vez la geometría del hueso frontal en el género humano y cuantifica la forma de la curva de dicho hueso en poblaciones modernas y extintas para constatar que los primeros individuos de Homo sapiens ya tenían una forma de la frente parecida a la de los humanos actuales.

Emiliano Bruner, responsable del Grupo de Paleoneurobiología de Homínidos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaba de presentar una serie de trabajos sobre su especialidad entre los que cabe destacar un estudio publicado en la revista American Journal of Physical Anthropology, en el que se describe por primera vez la geometría del hueso frontal en el género humano, y se cuantifica la forma de la curva de dicho hueso en poblaciones modernas y extintas.

Los-primeros-Homo-sapiens-tenian-la-frente-parecida-a-la-de-los-humanos-actuales_image365_De este artículo, en el que también han colaborado José Manuel de la Cuétara, del CENIEH, así como Sheela Athreya y Tarah Marks, del Departamento de Antropología de Texas A&M University, se desprende que los primeros y más antiguos individuos de Homo sapiens ya tenían una forma de la frente parecida a los humanos actuales. “Si bien nuestra especie se diferencia por tener una frente más redonda, hay cierto solapamiento con especies extintas, con lo cual el carácter puede que no sea siempre discriminante para reconocer la especie a la que pertenecen algunos individuos fósiles”, explica Bruner.

Evolución cerebral

Otro de sus trabajos publicados por el investigador en la revista japonesa Anthropological Science, en colaboración con Osbjorn Pearson, del Departamento de Antropología de la University of New Mexico, se describe la morfométrica del cráneo de Jebel Irhoud (Marruecos), datado en alrededor de 160.000 años.

Bruner ha participado además en el número especial que la revista Investigación y Ciencia dedicado a los orígenes de la mente humana, con el trabajo “La evolución cerebral de los homínidos”, en el que explica como las facultades cognitivas de nuestros antepasados pueden inferirse a partir de la anatomía de los cráneos fósiles.