exoplanetas Archive

Catálogo actualizado de exoplanetas: 30 planetas habitables

El equipo del Telescopio Espacial Kepler ha presentado un catálogo actualizado de exoplanetas que incluye 219 nuevos planetas, de los cuales 10 se añaden a los 20 hasta ahora conocidos que tienen un tamaño similar  a la Tierra y están en la zona habitable de la estrella, que es la distancia que permite que el agua líquida se acumule en la superficie de un planeta rocoso.

Éste es el más extenso y detallado catálogo de exoplanetas publicado hasta la fecha. Con estos datos (disponibles públicamente en el NASA Exoplanet Archive) hasta ahora se han dscubierto 4.034 exoplanetas, de los cuales 2.335 ya han sido verificados; de los 50 planetas candidatos a “primos” de la Tierra, 30 también han sido verificados.

Este catálogo de la NASA va a servir para determinar la prevalencia en nuestra galaxia de planetas sin superficie sólida o que la tienen oculta tras una bajo una densa y profunda atmósfera. Hasta ahora, los datos del catálogo Kepler, indican que más de la mitad de los exo planetas son de este tipo. De hecho, en el Sistema Solar, así son los mayores planetas, los situados más allá del Cinturón de Asteroides, empezando por el gigantesco Júpiter y terminado en el azul Neptuno. Por supuesto, este tipo de planetas gaseosos son absolutamente inadecuados para el desarrollo de vida.

Otro dato curioso descubierto tras el análisis de los ingentes detos proporcionados por el Kepler, es que casi el setenta y cinco por ciento de los planetas rocosos descubiertos hasta la fecha son mayores que la propia Tierra. Aunque no es descartable que se trate simpemente de un problema de calidad en las observaciones, también es pòsible que exista alsgún proceso en la formación planetaria que haga que una vez alcanzado cierto tamaño, los planetas “barran” todo el helio y e hidrógeno a su alrededor para convertirse en planetas de tamaño más cervcano a Neptuno que a la propia Tierra.

De todas maneras,mlos datos ahora conocidos son el fruto de observaciones realizadas en lo spasados alos y ahora mismo el Telescopio Espacial Kepler está recogiendo y es previsible que en los próximos años siga recogiendo más y más información para conocer exoplanetas cercanos a la Tierra y con la condición de habitables para la especie humana.

Descubren un exoplaneta gigante casi tan caliente como el Sol

Investigadores de 10 países, entre ellos Portugal, han descubierto un exoplaneta del tamaño de Júpiter y más caliente que la mayoría de las estrellas

CGP/DICYT Un planeta del tamaño de Júpiter que rodea a su estrella cada día y medio, con temperaturas más altas que la mayoría de las estrellas y con una gigantesta y brillante cola de gas, como un cometa. Esto es lo que ha encontrado un equipo internacional de astrónomos liderado por las universidades Ohio State y Vanderbilt (Estados Unidos) en órbita alrededor de una estrella masiva a la que han denominado KELT-9, ubicada a 650 años luz de la Tierra en la constelación Cygnus. El trabajo, en el que participa una entidad portuguesa, el Crow Observatoryde Portoalegre, acaba de publicarse en la revista Nature.

Con una temperatura que durante el día alcanza un máximo de 4.600 grados Kelvin (unos 4.326 grados Celsius), el recién descubierto exoplaneta es tan sólo 1.200 grados Kelvin (unos 926 grados Celsius) más frío que nuestro propio Sol. Se trata de una temperatura tan alta que podría causar que las moléculas se separaran y su atmósfera se evaporara.

La razón por la que este exoplaneta es tan caliente es que la estrella que orbita es más del doble de grande y casi el doble de caliente que el Sol. “KELT-9 emite tanta radiación ultravioleta que puede evaporar completamente el planeta”, apunta Keivan Stassun, profesor de la Universidad de Vanderbilt, quien ha dirigido el trabajo junto con Scott Gaudí.

El exoplaneta tiene otras características igual de inusuales. Por ejemplo, es un gigante gaseoso 2’8 veces más masivo que Júpiter pero sólo la mitad de denso, porque la radiación extrema de su estrella ha causado que su atmósfera se hinche como un globo. Debido a la cercanía entre ambas –están tan cerca como está la Luna de la Tierra-, el planeta por el día está perpetuamente bombardeado por radiación estelar y, como resultado, es tan caliente que moléculas como el agua, el dióxido de carbono y el metano no pueden formarse allí.

De este modo, si la estrella empieza a expandirse, engullirá al planeta. “KELT-9 se hinchará para convertirse en una estrella gigante roja en alrededor de mil millones de años”, asegura Stassun.
Este hallazgo, -realizado también por investigadores de Dinamarca, Italia, Japón, Hawai, Suiza, Australia, Alemania y Sudáfrica-, ayuda a mejorar la comprensión de los planetas que orbitan alrededor de estrellas masivas y muy calientes, que hasta la fecha ha sido limitado debido al pequeño número de observaciones disponibles.

Se sabe que existen miles de exoplanetas en tránsito, pero sólo seis se han encontrado en órbita alrededor de estrellas calientes de tipo A (que tienen temperaturas de 7.300-10.000 kelvin), y ninguna se ha encontrado alrededor de estrellas más calientes de tipo B. Anteriormente, el planeta más caliente conocido (alrededor de 3.300 kelvin) se encontró orbitando una estrella con una temperatura de alrededor de 7.430 kelvin. La estrella que orbita el exoplaneta gigante hallado tiene una temperatura estimada de alrededor de 10.170 kelvin, colocándose en la línea divisoria entre las estrellas de tipo A y B.

Referencia bibliográfica:
Gaudi, B.S., Stassun, K. G., Collins, K. C., Beatty, T.G., Zhou, G. et al. (2017). “A giant planet undergoing extreme-ultraviolet irradiation by its hot massive-star host”. Nature. doi:10.1038/nature22392

Detectan un ‘Júpiter caliente’ que se escapa de las teorías de formación planetaria

Cada semana, telescopios de todo el mundo detectan nuevos exoplanetas –que orbitan alrededor de estrellas distintas al Sol– pero el último que ha hallado el United Kingdom Infrared Telescope (WTS-UKIRT) ubicado en Hawái, se sale de lo habitual. “Es un planeta especial porque tiene un radio muy grande, dadas su masa y edad, y de acuerdo con las teorías actuales de formación planetaria”, explica Luis Sarro Baro, investigador del departamento de Inteligencia Artificial de la UNED y uno de los autores del hallazgo, que se describe en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

“Es un planeta especial porque tiene un radio muy grande, dadas su masa y edad, y de acuerdo con las teorías de formación planetaria”

Un-Jupiter-caliente-que-se-escapa-de-las-teorias-de-formacion-planetaria_image365_Estas teorías predicen que los radios de los planetas recién formados decrecen con el paso del tiempo a medida que estos radian su energía interna. Sin embargo, teniendo en cuenta que el exoplaneta descubierto –bautizado como WTS-1b– y su estrella progenitora se formaron hace 600 millones de años, el cuerpo debería tener un tamaño un 20% superior al de Júpiter y no un 50%, como se observa.

Para localizar a WTS-1b, el equipo internacional de científicos, del que forma parte la UNED, el Centro de Astrobiología, el Instituto Astrofísico de Canarias, el Centro Astronómico Hispano Alemán, la Universidad de La Laguna, y numerosas instituciones europeas y latinoamericanas, ha empleado técnicas de fotometría infrarroja. Estas revelan que el exoplaneta es un cuerpo gaseoso, conocido como ‘Júpiter caliente’, porque comparte las características del gigante de gas pero orbita alrededor de su estrella (WTS-1) a una distancia mucho menor que éste lo hace del Sol.

“Si comparamos, la Tierra se encuentra a una unidad astronómica de distancia de su estrella; Júpiter se halla a 5,2 unidades astronómicas y WTS-1b, a tan solo 47 milésimas de unidad astronómica (0,047) de la suya”, indica el astrofísico.

Cuatro veces el gigante gaseoso

El radio del exoplaneta es 1,5 veces el de Júpiter y su masa, cuatro veces superior. Se localiza en el disco de la Vía Láctea, a unos 10.400 años luz de distancia respecto a la Tierra. Por su parte, la estrella cuenta con un radio un 15% superior al del Sol y su temperatura –aproximadamente 6.250 kelvines– es mayor que la de este.

Otra característica del exoplaneta –común a cualquier ‘Júpiter caliente’– es que se cree que no se creó en el mismo emplazamiento en el que se encuentra ahora, sino mucho más lejos de su estrella y, posteriormente, se desplazó hasta la posición actual.

La cercanía entre ambos cuerpos sitúa a WTS-1b lejos de la zona de habitabilidad pero eso no significa necesariamente que no pueda albergar formas de vida. “En la Tierra existe vida en lugares con condiciones tan adversas como Río Tinto, la Antártida o las fumarolas oceánicas, y eso hace años era impensable”, recuerda el investigador de la UNED. No obstante, Sarro admite que “hoy por hoy, se considera improbable que un planeta tan próximo a la estrella central pueda albergar vida”.

“Se considera improbable que un planeta tan próximo a la estrella central pueda albergar vida”

‘Cazado’ con fotometría infrarroja

La fotometría infrarroja empleada por los científicos en este estudio es una técnica común para detectar planetas en imágenes directas, pero no para localizarlos a través de sus tránsitos o eclipses. Midiendo el brillo de cientos de miles de estrellas en una misma región del cielo a lo largo del tiempo, se pueden detectar cuerpos en órbita alrededor de éstas si dicho movimiento es tal que, en algún momento, el planeta pasa por delante, ocurre un eclipse y disminuye el brillo aparente de la estrella.

A partir de ahí, los investigadores toman espectros –descomponen la luz en sus diferentes longitudes de onda– para descartar explicaciones alternativas, como por ejemplo, otra estrella, y confirmar la naturaleza planetaria del cuerpo. Al mismo tiempo, los espectros permiten deducir las propiedades físicas de la estrella central.

Referencia bibliográfica:

M. Cappetta, R. P. Saglia, J. L. Birkby, J. Koppenhoefer, D. J. Pinfield, S. T. Hodgkin, P. Cruz, G. Kovács, B. Sipócz, D. Barrado, B. Nefs, Y. V. Pavlenko, L. Fossati, C. del Burgo, E. L. Martín, I. Snellen, J. Barnes, A. Bayo, D. A. Campbell, S. Catalan, M. C. Gálvez-Ortiz, N. Goulding, C. Haswell, O. Ivanyuk, H. R. Jones, M. Kuznetsov, N. Lodieu, F. Marocco, D. Mislis, F. Murgas, R. Napiwotzki, E. Palle, D. Pollacco, L. Sarro Baro, E. Solano, P. Steele, H. Stoev, R. Tata y J. Zendejas. The first planet detected in the WTS: an inflated hot Jupiter in a 3.35 d orbit around a late F star”. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society 427, diciembre 2012. DOI:10.1111/j.1365-2966.2012.21937.x