ADN Archive

¿Cómo se metieron los gatos en nuestras casas? La culpa es de Egipto

Restos de ADN encontrados en excavaciones arqueológicas muetran que los orígenes del gato doméstico están en el Antiguo Egipto. Los gatos fueron domesticados hace aproximadamente diez mil años y después se expandieron por Europa y otras partes del mundo a través del comercio. Los anális de ADN también muestran que la mayoria de los gatos domésticos primitivos eran rayados y que los gatos con manchas fueron raros hasta bien entrada la Edad Media.

Hoy en día se conocen cinco subespecies de gato silvestre, Felis silvestris, y los esqueletos de todas ellas son indistinguibles de los gatos domésticos actuales. En consecuencia. es imposible determinar a través de los esqueletos recuperados en excavaciones arqueológicas, cuál de esas subespecies (o cuáles de ellas) fueron domesticadas en tipos lejanos. Un equipo formado por investigadores de la Uiversidad de Leuven y del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales se propuso descifrar este enigma a través del código genético. Para ello emplearon ADN recuperado de huesos, dientes piel y pelo de casi doscientos gatos recuperados en excavaciones arqueológicas en el Cerano Oriente, África y Europa. Los restos tenñian entre cien y nueve mil años de antigüedad.

Restos arqueológicos de gatos

Las muestras de ADN han revelado que todos los gatos domesticadso descienden del gato salvaje africano o Felis silvestris lybica,una subespecie frecuente en el norte de África y en Oriente Próximo. Los primeros gatos fueron domesticados hace aproximadamente hace diez mil años y se acercaron a los asentamientos agrícolas humanos que, a su vez, erán, tremendamente atractvos para los roedores. Con el tiempo, la relación se fue estrechando y una selección basada en un comportamiento más tolerante con el ser humano condujo a la domesticación.

La expansión de los gatos tuvo lugar probablemente gracias al comercio, ya que permitía a los barcos mercantes mantener su mercancía protegida de ratas y ratones. Desde Egipto, las rutas comerciales llevaron los gatos por todo el Mediterráneo, el Mar Negro el Medio Oriente. Incluso han aparecido huesos de un gato con una marca egipcia en un poblado vikingo cerca del Mar Báltico.

No está del todo claro, pese a todo, si los gatos que se distribuyeron por el mundo desde Egipto eran propios de la zona o llegaron desde Babilonia, donde se inició todo el proceso de sedentarización agrícola.

Colateralmente, el estudio ha permitido determinar el patrón en la piel de los gatos a partir del ADN de ejemplares momificados. Del mismo modo que los gatos representados en las pinturas murales egipcias eran rayados, los gatos “con manchas” son relativamente recientes y no aparecieron hasta bien avanzada la Edad Media.

 

 

Los gorilas mejoran como especie pese a su endogamia

Se supone que uno de los factores que contribuyó a la extinción de nuestros primos neandertales fue la elevada endogamia dentro de sus clanes familiares. Es de suponer que los gorilas de montaña deberían haber pasado por un proceso similar desde que en los años ochenta fueron masacrados por los cazadores furtivos hasta llegar al borde mismo de la extinción. Para sorpresa de todos, el genoma de los gorilas ha actuado eliminando mutaciones perjudiciales y todo parece indicar que podrían mantenerse así, en comunidades cerradas durante todo el tiempo que fuera necesario.

Hasta ahora se pensaba que la endogamia reducía la diversidad genética de los gorilas y podía hacerlos más vulnerables a los cambios ambientales y las enfermedades endémicas. Pero el estudio muestra que de hecho la endogamia eliminó muchas variaciones genéticas perjudiciales, lo que contribuyó a la supervivencia de la especie. Los resultados se publican en la revista Science.

El objetivo del estudio ha sido evaluar el impacto en los genes de la disminución de población a largo plazo. Para ello los investigadores han secuenciado el genoma de varios ejemplares para poder comparar los genomas de las cuatro subespecies de gorila. En el trabajo han colaborado investigadores del Instituto de Biología Evolutiva, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Pompeu Fabra, y del Centro Nacional de Análisis Genómico.

“En estos datos, podemos observar la deriva genética y el proceso por el cual los genomas crean mecanismos para erradicar mutaciones perjudiciales”, señala el líder del estudio, Chris Tyler-Smith, investigador del Instituto Sanger (Reino Unido). Analizando los genes de estos gorilas los investigadores han descubierto que hay menos variantes nocivas en gorilas de montaña que en las poblaciones de gorilas occidentales, que son más numerosas. Estas variantes pueden causar graves problemas de salud a menudo fatales.

“Tres años después de la primera secuenciación del genoma de referencia de gorila, seguida por la del famoso Copito de Nieve, y luego por más de 30 genomas de gorila, ahora podemos comparar los genomas de todas las poblaciones de gorilas, incluyendo el gorila de montaña, y empezar a entender sus semejanzas y diferencias, y el impacto genético de la endogamia”, añade Tomàs Marquès-Bonet, investigador del Instituto de Biología Evolutiva.

Gorilas de montaña

El número de gorilas de montaña que viven en la cordillera de Virunga, en la frontera de Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo, cayó a unos 253 ejemplares en 1981, como resultado de la caza y la destrucción del hábitat. Desde entonces, su número se ha reforzado hasta unos 480, gracias a los esfuerzos de conservación de varias organizaciones.

“Nos preocupaba que el drástico descenso en la década de 1980 sería catastrófico para los gorilas de montaña a largo plazo, pero nuestros análisis genéticos sugieren que los gorilas han hecho frente a los pequeños tamaños de población durante miles de años, mucho más de lo que se pensaba”, señala Javier Prado-Martínez, del Instituto de Biología Evolutiva.

“Aunque niveles comparables de endogamia parece que contribuyeron a la extinción de nuestros parientes los neandertales, los gorilas de montaña pueden ser más resistentes. No hay ninguna razón para que no puedan sobrevivir en estas condiciones durante miles de años”, añade Prado-Martínez.

Los datos genómicos recopilados pueden ayudar a la conservación de la especie. Con el mapa de las diferencias genéticas será posible identificar los orígenes de los gorilas que han sido capturados o cazados ilegalmente. Esto permitirá que más gorilas sean devueltos a su hábitat y denunciar a quienes los cazan ilegalmente.

Los rayos ultravioleta dañan la piel incluso horas después de la exposición

La melanina de la pie tiene por principal misión es protegernos de los efectos de la exposición a los rayos ultravioleta procedentes del Sol y cuando aparece oscurece el tono de nuestra piel pero su resistencia no es ilimitada y podría estar detrás de la aparición del cáncer de piel ya que, por su particular mecanismo de funcionamiento, acumula durante horas energía que puede dañar el ADN de células de piel sanas.

El daño que la luz del sol o las lámparas de rayos UVA causan en la piel no termina cuando finaliza la exposición. Una investigación publicada en Science demuestra que más de tres horas después se pueden producir lesiones y roturas en el ADN que provocan las mutaciones causantes del cáncer de piel, igual que en el momento de la exposición directa a los rayos solares. Paradójicamente, la responsable de esta reacción retardada es la melanina, un pigmento que bloquea la radiación ultravioleta y que, por lo tanto, hasta ahora se había identificado como un factor de protección.

“La melanina de la piel es tanto mala como buena, puede ser cancerígena y protectora”, resume Douglas E. Brash, investigador de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, que ha trabajado en este estudio junto a científicos de las universidades de São Paulo y Federal de São Paulo (Brasil), Fujita Health (Japón) y el centro CEA de Grenoble (Francia).

En los experimentos realizados con ratones y células humanas, los investigadores han averiguado el proceso químico que explica este hallazgo. La radiación ultravioleta produce oxígeno y nitrógeno reactivos, un paso tan lento que puede prolongarse durante horas. Más tarde, al combinarse estas dos moléculas, excitan un electrón de la melanina y esta energía es la que provoca las lesiones en el ADN. “Esta transferencia de energía al ADN puede ocurrir en la oscuridad, pero provoca el mismo daño que el sol a plena luz del día”, comenta Brash.

Efectos de los rayos UV en la piel

Uno de los aspectos más relevantes del artículo de Science desde el punto de vista científico es que esta excitación química de los electrones no se había observado nunca antes en mamíferos. “Solo se había encontrado en bacterias bioluminiscentes y animales marinos”, aclara el científico. Por eso, tras este hallazgo los investigadores se preguntan si, además del cáncer de piel, otras enfermedades pueden estar condicionadas por procesos químicos similares.

Una vez conocido el mecanismo, los expertos se plantean cómo evitar sus efectos. La estrategia más adecuada podría ser la prevención a través del desarrollo de nuevas formas de protección solar. “Hay productos químicos que pueden desviar la energía de la melanina antes de que haga daño al ADN, pero no son adecuados para la piel”, apunta el experto, que muestra su confianza en el desarrollo de alternativas que tengan el mismo efecto.

Los autores del estudio consideran que, en general, se ha subestimado el daño que pueden ocasionar los rayos ultravioletas, tanto por la luz del sol como en las camas de bronceado, debido a que solo se acostumbra a medir el momento inmediatamente posterior a la exposición. Asimismo, esta investigación puede contribuir a explicar por qué unas personas son más sensibles que otras a la luz solar.

Buenos hábitos

En cualquier caso, Brash y sus colegas intentan restar dramatismo a su descubrimiento. “En realidad, esto no debería cambiar nuestros hábitos de exposición a los rayos ultravioleta. Yo le digo a la gente que puede disfrutar del sol y que simplemente deberían evitar ir a la playa a determinadas horas, como entre las 10:00 y las 14:00, y usar sombrero”, recomienda.

Además, en su opinión los actuales protectores solares siguen siendo muy útiles. La única diferencia, si llega a desarrollarse una nueva generación de productos a raíz de este estudio, es que “podríamos añadir el hábito de ponernos un protector solar diferente después de salir de la playa”.


Fuente: Agencia Iberoamericana para la difusión de la Ciencia y la Tecnología (http://www.dicyt.com/noticias/la-piel-sigue-sufriendo-danos-horas-despues-de-tomar-el-sol)

El ADN de los estadounidenses refleja sus múltiples orígenes

La reforma migratoria que intenta sacar adelante el presidente Obama ha puesto de manifiesto la esencia migratoria de aquél país. Tras hacer un estudio sobre casi ciento sesenta mil estadounidenses, un grupo de científicos ha llegado a la conclusión de que su población es un mosaico formado en sucesivas oleadas llegadas desde todo el mundo: desde los primeros pobladores indígenas han ido llegando europeos, africanos y asiáticos de todos los países a lo largo de los últimos cuatrocientos años. Tal vez por eso cuesta entender la feroz oposición de algunos grupos conservadores, mayoritariamente hijos de inmigrantes europeos que masacraron a los indios nativos, a la legalización de la situación de diez millones de inmigrantes hispanos que conviven junto a ellos.

Durante los últimos 500 años, Estados Unidos ha sido un lugar de mezcla continua de diferentes grupos raciales y étnicos, principalmente nativos americanos, colonos europeos y africanos, estos últimos llevados por el comercio de esclavos a través del Atlántico. Sin embargo, no se conoce cómo la ascendencia genética de estas poblaciones varía actualmente en las distintas regiones geográficas del país norteamericano.

Un estudio publicado en la revista American Journal of Human Genetics ha analizado los genomas de más de 160.000 afroamericanos, latinos y estadounidenses de origen europeo y ha dado a conocer que la ascendencia genética de estas poblaciones está fuertemente marcada por la historia.

Cadena de ADN

Aunque se ha caracterizado genéticamente a la población de buena parte del mundo, Estados Unidos ha recibido menos atención por parte de los genetistas debido a sus complejos patrones de ascendencia. Además, la relación entre la ascendencia genética y las autodenominadas identidades raciales y étnicas en cada región de los Estados Unidos no se había caracterizado profundamente.

Katarzyna Bryc, autora principal del estudio, señala que el trabajo realizado “no solo revela los fundamentos históricos de las diferencias regionales en la ascendencia genética sino que también arroja luz sobre las complejas relaciones entre la ascendencia genética y la raza y la etnia autodenominada”.

Para hacer frente a esta investigación, Bryc y sus colegas analizaron variaciones en la secuencia de ADN llamadas polimorfismos de un solo nucleótido en los genomas de 5.269 autodenominados afroamericanos, 8.663 autodenominados latinos y 148.789 autodenominados estadounidenses de origen europeo. Para ello utilizaron muestras de saliva proporcionadas por 23andMe, una empresa estadounidense dedicada al diagnóstico genético. Las más de 160.000 muestras habían sido cedidas por los pacientes tras completar una encuesta y consentir que los datos fueran utilizados con fines de investigación.

Reflejo de las oleadas de inmigración

Encontraron que las diferencias regionales en la ascendencia genética reflejaban acontecimientos históricos, como la temprana colonización española, la reubicación forzada de los nativos americanos en los Estados Unidos o las oleadas de inmigración. Por ejemplo, la ascendencia escandinava se encontró en trazas genéticas en la mayoría de los estados, pero comprendió alrededor del 10% de la ascendencia de los europeo-americanos que viven en Minnesota, Dakota del Norte y Dakota del Sur, donde se registraron oleadas de inmigrantes escandinavos, por ejemplo, en la segunda mitad del siglo XIX.

En cuanto a la autodenominación de identidades raciales y étnicas, más de seis millones de estadounidenses que se identifican como europeos podrían tener ascendencia africana y hasta cinco millones de autodenominados europeo-americanos podrían tener al menos un 1% de ascendencia indígena.

“Estos hallazgos sugieren que muchos individuos con ascendencia afroamericana y nativa americana han pasado a la comunidad blanca, socavando así el uso de etiquetas culturales que separan a los individuos en grupos discretos, no superpuestos”, asegura Bryc, quien añade que en conjunto los resultados muestran que la ascendencia genética “se puede aprovechar para aumentar los registros históricos y para informar sobre los procesos culturales que conformaron a las poblaciones modernas”.

En el trabajo han colaborado investigadores de la Escuela Médica de Harvard, la Universidad Chapman y el Instituto Broad del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, por sus siglas en inglés) y Harvard.

Referencia bibliográfica
Bryc, K., Durand, E. I., Macpherson, J. M., Reich, D. y Mountain, J. L. (2014). “The Genetic Ancestry of African Americans, Latinos, and European Americans across the United States”. American Journal of Human Genetics

Fuente DICYT (http://www.dicyt.com/noticias/la-historia-de-los-estados-unidos-esta-escrita-en-su-mapa-genetico)