Química

Aprovechando las cáscaras de huevo


(NC&T) La clave para producir hidrógeno puro radica en separarlo del dióxido de carbono. "Para poder hacer barato este proceso, necesitábamos una nueva manera de ver las cosas, un nuevo esquema del proceso", explica el investigador L. S. Fan, quien dio con la idea junto a Mahesh Iyer.

Esto los llevó a las cáscaras de huevo, que consisten principalmente en carbonato de calcio, uno de los materiales naturales más absorbentes. Con un procesamiento térmico, el carbonato de calcio se transforma en óxido de calcio, el cual entonces absorbe cualquier gas de propiedades ácidas, como el dióxido de carbono.

En el laboratorio, Fan y sus colegas demostraron que las cáscaras de huevo pueden ser empleadas en la reacción. Iyer realizó varios experimentos preliminares. Theresa Vonder Haar también trabajó en el proyecto.

El carbonato de calcio captura hasta el 78 por ciento del dióxido de carbono por peso. Esto significa que, dadas cantidades iguales (en masa) del dióxido de carbono y de la cáscara de huevo procesada, ésta absorberá el 78 por ciento del dióxido de carbono.

Aprovechando cáscaras de huevo
Shwetha Ramkumar y L.S. Fan. (Foto: OSU)
Esto convierte a la cáscara de huevo en el absorbente de CO2 más efectivo probado hasta la fecha.

Los expertos del sector energético creen que el hidrógeno puede devenir una importante fuente de energía en el futuro, principalmente para las células de combustible. Pero primero, los investigadores deben desarrollar maneras asequibles de producir grandes cantidades de hidrógeno, y esto se traduce en encontrar maneras de lidiar con los subproductos de las reacciones químicas que se emplean para producir el gas.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el país produjo alrededor de 91 mil millones de huevos en el 2006. Esto representa aproximadamente 455.000 toneladas anuales de cáscara que pueden emplearse potencialmente en la producción de hidrógeno.

Pero aún si toda esa cáscara fuera utilizada, sólo proveería una parte de la energía que Estados Unidos necesitaría para impulsar seriamente una economía basada en el hidrógeno. Pese a que sea una aportación modesta, con este nuevo enfoque, al menos se podrán emplear las cáscaras de huevo de una manera mejor que tirándolas como desecho orgánico en los basureros.

Antes de que pudieran moler las cáscaras, los ingenieros necesitaron retirar la membrana rica en colágeno. Desarrollaron para ello un ácido orgánico que realiza el trabajo. Cerca del 10 por ciento de la membrana está compuesta por colágeno. Este colágeno, una vez extraído, puede ser empleado con fines médicos. Los doctores emplean el colágeno para ayudar a las víctimas de quemaduras a regenerar su piel. También se emplea en cirugía cosmética, y en una amplia variedad de productos farmacéuticos.

Esta nueva tecnología puede ayudar a la industria del huevo a liberarse más fácilmente de parte de sus desechos, al mismo tiempo que contribuye con ello a fabricar productos útiles.


Más artículos
Proteína contra los ultravioleta
Proteína evolución
Nanofluídos
Moléculas aromáticas del vino
Origen del olor a tierra
Papel de los lípidos en las comunicaciones a través del cuerpo
Luz polarizada barata
Metal líquido
Record puntos cuánticos
Nanotubos y nanovarillas
Aprovechando cáscaras de huevo
Censo de arquitecturas proteícas
Nanotubos para reparar fisuras
Puntos cuánticos
Plástico acero
Plástico capaz de reducir CO2
Rasgos del Niobio y el Tantalio
Afición por el chocolate
Interacción entre nanotubos y átomos
Método para obtener agua